Una profesión humana e importante


"El auténtico maestro defiende a sus alumnos
contra su influencia personal.
Los inspira a zafarse de esa influencia suya,
confiar en sí mismos,
y centrarse en el espíritu que los mueve.
No tendrá un sólo discípulo"
Amos Bronson Alcott
(1799 - 1888)


El pasado 15 de Enero nuestros muchachos de educación básica y diversificada no tuvieron clases, se celebraba "El Día del Maestro" y desde que tengo uso de razón siempre ha sido libre. Revisando bibliografía relacionada sobre esta fecha me encontré con que este día de celebración de la actividad magisterial fue decretado por el presidente Isaías Medina Angarita en alusión al 15 de Enero de 1932 cuando se constituyó la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria, en la sede del Colegio Vargas, en Caracas. El presidente fundador fue Miguel Suniaga y el secretario, Luis Beltrán Prieto Figueroa, posteriormente, cuatro años después, se creó la Federación Venezolana de Maestros, con el maestro Prieto a la cabeza.




La fecha es propicia para reflexionar sobre la situación de la educación básica y diversificada en estos momentos. No soy persona con los pliegos necesarios como para realizar un análisis concienzudo del asunto, pero creo que no hay necesidad de tenerlos para caer en la triste realidad de que no estamos bien en ese sector, lo veo por mis hijos, sus amigos, los hijos de mis amigas, y la lista podría ser interminable. A lo mejor alguien me dirá que el problema no es exclusivo de Venezuela, pero aquí es donde vivo y dónde se están desarrollando mis hijos, así que es lógico que me ocupe lo que sucede en nuestra tierra relativo a este tema.




El maestro Prieto Figueroa era para mí un señor grande, moreno, de pelo blanco, politico que representó una de las divisiones del partido Acción Democrática para erigirse en la figura representativa del Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), el partido de la Oreja. Se paseó por todos los niveles de la educación venezolana, fue maestro de escuela, profesor de secundaria y universitario, pero fue la labor ejercida a nivel de la enseñanza primaria con la cual es identificado mayormente por los venezolanos que llegaron a conocerle o a tener referencias de él. Es extraño ver por estos tiempos un personaje como el maestro Figueroa a nivel de aulas de educación básica.


La profesión de maestro es una labor noble de gran significado, pero con muy poco reconocimiento social. Como ya mencioné con anterioridad, no creo que exista en los actuales momentos una figura como la del maestro Prieto, ese maestro de escuela, supongo que estricto y de fuertes convicciones con toda la voluntad de propiciar un "cambio trascendente" en las mentes del alumnado. Alentar el pensamiento crítico..., creo que ese debe ser el norte de todo buen educador, pero hasta qué punto se estará logrando ese cometido. Las primeras etapas del ser humano, niñez y adolescencia, son etapas claves en la formación que posteriormente será complementada en la universidad. No es un secreto para nadie las debilidades con las cuales están ingresando nuestros muchachos al nivel universitario, lagunas enormes que ni con el mejor salvavidas pueden sortearse. Es necesario que se enaltezca la profesión del maestro, que sea recompensado con salarios dignos, que sea reconocido como un personaje de relevancia social, tanto como un médico, un ingeniero, un abogado, etc.


El Estado juega un papel importante en este sentido, es necesario, ahora los muchachos tienen muchas más distracciones con las cuales un maestro debe competir, la tecnología ha incidido en ello, para bien o para mal, está allí no puede pasarse por alto. Enamorar a los muchachos, despertar la imaginación de sus mentes para recrear escenarios donde se fomenten nuevas ideas no es tarea fácil, la mayoria de las cosas las reciben digeridas y los ha convertido en "cómodos existenciales". Aceptan sin mayor resistencia lo recibido en clase y muy poco son incentivados a buscar otras fuentes de información. El ejercicio de la lectura y la escritura se está convirtiendo en un lujo académico para los muchachos de hoy en día.


Sólo una breve y humilde reflexión para celebrar una profesión que merece todos los lauros del mundo.


¡Feliz Día del Maestro a todos los que ejercen tan digna profesión en Venezuela...con todo mi cariño






"El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas "


Paulo Freire




Comentarios

  1. la verdad q los maestros se tienen q bancar tantas cosas...hay q tener paciencia...

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    gracias por la lectura y el comentario, son muy apreciados de verdad...
    no sé, a lo mejor, la paciencia tiene un límite y se acabó hace mucho tiempo, por lo que existiría actualmente más una resignación que un interés por cambiar verdaderamente las cosas, no sé, es mi opinión muy particular. Habría que preguntar directamente a los compromtidos con el oficio y conocer verdaderamente "su sentir".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora