Libertad Condicional












Después de unas cuantas semanas sin escribir en este espacio, encuentro un tiempo para dedicar a dos temas que se están tornando recurrentes y que están agobiando de una manera muy marcada a nuestra sociedad: la delincuencia y el sistema de salud.

Estamos en libertad condicional simple y llanamente porque los hampones así lo han impuesto en las principales ciudades de Venezuela. Hace un par de días estaba compartiendo con un grupo de amigos cuando observo con preocupación cómo un grupo de ellos sin mediar palabras y ante una llamada previa recibida al teléfono celular, salen impelidos de sus asientos, al tratar de encontrar explicación ante esta conducta tan imprevista, pues me encuentro con la triste realidad de que el hijo de uno de los matrimonios presentes había sido víctima de un "secuestro express" y su vida además tenía un precio: 5 mil Bs F. Pasados los momentos de angustia que parecían interminables para los padres, finalmente el muchacho fue "dejado" en la autopista vía Caracas después que lo despojaron de su vehículo y de todas sus pertenencias. Sólo queda agradecer a Dios que no pasó del susto y del mal rato. Se jugó la lotería de la vida, al querer comprar una hamburguesa en un conocido sitio de comida rápida, a las 9 de la noche y solo. Fue abordado en pleno estacionamiento, encañonado y golpeado además dentro del vehículo al no decir la "verdad" sobre todo lo que cargaba encima de valor. Un joven universitario que acababa de llegar a su ciudad y que no tenía otra intención que comprar comida para luego pasar un rato agradable con unos amigos que le esperaban.

En esta década de "revolución bolivariana" pareciera que no hay la más mínima intención de crear agendas de trabajo para combatir este flagelo. El presidente insiste en su verborrea de confrontación y no veo nada en sus palabras que indique que hay la voluntad cierta de diseñar planes de acción que reúna a los mejores individuos en materia de seguridad, sin importar el color político, porque vamos a estar claros los malandros no creo que están diferenciando a sus víctimas por este detalle. Aquí chavistas y no chavistas son victimizados por igual.

La delincuencia se ha convertido en Venezuela, en un "monstruo" de proporciones inimaginables que circula impune por calles, avenidas, autopistas, establecimientos públicos y hasta osa incursionar en nuestros hogares violando los más elementales derechos humanos y sometiendo al grupo familiar a horas de angustia y en algunos casos hasta bañadas de tragedia. Insisto, no veo de parte del gobierno central voluntad firme en resolver el problema, por el contrario, celebran una década de revolución y se ufanan de un "show presidencial" que simplemente es un medio de propagandear la figura del presidente Chávez, con muy poco beneficio para el país. Todos esos recursos invertidos en ese programa bien podrían ser utilizados en enfrentar los grandes males que nos aquejan, y no en hacer propaganda personal a través de un espectáculo mediático innecesario.

El gobierno está estancado, anquilosado, petrificado, los ministros son relevados de sus cargos y juegan una suerte de "tour" dentro del gabinete presidencial. En una oportunidad están en el ministerio del Interior, al poco tiempo, vuelven a la Secretaría de la Presidencia, en otras regresan al Ministerio de la Información, o dejan una gobernación con las cuentas "poco claras" y son premiados con embajadas o con otro ministerio remozado y con obligaciones añadidas. La idea: "jorobar" al que se opone, al que se atreve a disentir y sólo puede hacerlo a través de "incondicionales" que se presten al juego de la persecución política. El socialismo del siglo XXI no es más que una vertiente totalitaria, familia cercana del que se ejerce en Cuba y con las mismas intenciones de perpetuarse en el poder. Hablan de democracia y ni ellos mismos se lo creen, esa palabra suena hueca, vacía sin sentido en sus discursos poco convincentes, desgastados. Cuando se están haciendo bien las cosas no necesitas pregonarlo y mucho menos imponerte...las acciones eficientes y efectivas de gobierno se notan a leguas.
Libertad Condicional en materia de salud y esto es evidente. El sistema de salud está abarrotado de pacientes, no hay una atención efectiva y es increíble que al acudir al servicio de emergencias de los sistemas de salud privados no hay cupo para hospitalización inmediata. El gobierno con su afán centralista y revanchista le ha reducido competencias en esta materia a gobernaciones y alcaldías, hecho que no ha impedido que existan propuestas de parte de los propios interesados en aras de encontrar alternativas a un sistema que necesita ser manejado de manera eficiente y solidaria.
No es un secreto que instituciones públicas tienen contratadas pólizas de seguro de hospitalización y maternidad con entes privados y lo grave de esta situación es que adeudan importantes sumas de dinero por este concepto, lo que en ocasiones deriva en que los propios afiliados se vean en la necesidad de retirarse de tales establecimientos por la mora que mantiene el estado y gobernaciones. Esta es otra agenda de trabajo que no tiene representantes que realmente le pongan "el pecho" al asunto. El Ministerio de Salud ha visto desfilar diversos personajes que poco han sabido aportar ideas de gerencia y liderazgo efectivo, como excepción puede destacarse la designación del Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa, que con su labor y trayectoria profesional, ofrecía la garantía de que la salud en el país pudiera mirarse a través de un hombre que por sobre todas las cosas colocaba al paciente en primer lugar. Comparto sus ideas de "una socialización de la medicina" y su visión crítica del sector, el cual describía como "fragmentado" y como "desastre institucional", lamentablemente las exigencias del cargo le impidieron poner en práctica sus ideales de ejercicio de la profesión y su posterior fallecimiento anularon cualquier posibilidad de ver transformaciones profundas en el sector, desde su propia iniciativa.
Los hospitales públicos ya sea adscritos al gobierno central o a las gobernaciones no ofrecen cambios sustanciales en cuanto a una administración acorde a las necesidades actuales y mantienen las carencias en equipos, materiales médicos y medicinas, que impiden un servicio y atención adecuados a la población de menos recursos. Si hablamos de las clínicas privadas, es difícil obtener cupo de inmediato para hospitalización, aun cuando se cuente con un seguro al día o los recursos necesarios. Sobre esto, es importante acotar que la "fuga de cerebros" es una variable que también está incidiendo y que a la larga afectará a todos, cada día más de nuestros jóvenes estudiantes de medicina optan por hacer cursos de postgrado en el exterior, con la posibilidad bastante cierta de realizar vida personal y profesional muy lejos de su tierra, desaprovechándose así un recurso humano valioso para el país.
Presidente Chávez, me uno a la plegaria de un historiador, que le pide a Dios todos los días porque se dé cuenta del grave daño que le está haciendo a su pueblo con esa visión tan estrecha de gobernar que tiene en estos momentos, que la pluralidad y la conjunción de ideas diversas es el medio para canalizar y encontrar soluciones viables a estos males que nos agobian tanto en estos momentos....reflexione por favor.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda