Los Cuatro Fantásticos


Parada en tiempo presente y analizando en perspectiva todo el trabajo realizado, con un sentimiento especial afirmo que son los "Cuatro Fantásticos".

Me disculpo ante todo aquél que lea estas líneas y no pueda identificarse en absoluto con las ideas que plasmaré a continuación, pero muy internamente lo considero una deuda personal. A estos personajes la vida los unió por más de cincuenta años en un proyecto de trabajo que aspiraba perdurar en el tiempo, lamentablemente las circunstancias y acciones equivocadas impidieron que así sucediera. Unos años atrás me planteé escribir la historia de estos cuatro personajes, desde la perspectiva de ese trabajo conjunto lleno de tantas pero tantas anécdotas y al menos me atrevo ( de manera muy temeraria) iniciar algo de esa inquietud literaria con este post.

Dos de estos hombres ya no están en este plano existencial, partieron cada uno con su cúmulo de experiencias hacia el infinito y con cierto distanciamiento de tiempo entre uno y otro, me parece que la despedida del primero fué demasiado súbita, la muerte es así en ocasiones, algo inoportuna. Los que les sobreviven son el testimonio viviente de perseverancia y constancia hacia un sueño que en los últimos tiempos se ha convertido en pesadilla por la intervención de manos inescrupulosas que se han aprovechado de sus flaquezas y debilidades.

Nunca olvidaré la escuela que significaron en mi vida, ya que sus equivocaciones y las consecuencias de éstas representaron un aprendizaje importante dentro de lo que significó parte de mi formación profesional y más aún como ser humano. Cada uno en su accionar y personalidad más resaltante, engranó como una pieza de un rompecabezas que parecía ideal, sólo que no contaron con las nuevas generaciones y no previeron de manera sistemática la manera de engrandecer ese mismo rompecabezas de una manera armónica, con la finalidad de ir abonando la plataforma necesaria para una sana sucesión. Se gastó mucho tiempo en conflictos y querellas personales absurdas que pudieron perfectamente canalizarse de manera más productiva y provechosa para los intereses de la organización, pero no fue así, nos agotamos mentalmente y así mismo ocurrió con nuestros recursos materiales y humanos.

Aún así valoro todo lo vivido echando la ojeada hacia atrás. Uno de estos personajes representaba el afecto especial por el poder, pude comprobar cómo lo disfrutaba al máximo y hasta de manera egoísta, tuvo muy poco contrapeso en ese departamento y esa actitud de alguna forma se vió proyectada en las prolongaciones de su humanidad. El otro compañero que le acompañaba muy cerca en el espacio de trabajo, representaba la fidelidad absoluta a sus designios, la humildad y la sencillez eran sus cartas de presentación, para mi gusto le faltó un poco más de asertividad y firmeza en todas aquellas decisiones que imponían colocar límites a las oleadas de poder. Representó ese pilar administrativo al cual siempre se recurría cuando las cosas se ponían complicadas en esa área.

El tercer compañero era el "cerebro" del proceso productivo, representaba la excelencia y la erudición en su área. No pude llenarme más de orgullo cuando en una reunión de trabajo con una empresa extranjera le reconocieron cómo una autoridad en su campo de trabajo y que el título de "doctor" se lo merecía con creces a pesar de no haber cursado estudios formales que lo acreditaran como tal. Con él entendí la importancia de el estudio continuo y con significado, más allá de "certificados, papeles o títulos" que en algunas casos no representan realmente lo que puedes aportar, sino estás claro sobre lo que pretendes compartir con la sociedad a la cual deseas afectar de una manera positiva. Sólo le reclamo no haber manejado mejor su humanidad y emocionalidad, no desarrolló esa capacidad de "fijarse" que le permitiera manejar de manera más sensible algunas decisiones personales.

El cuarto compañero, estaba más alejado, con él iba todo lo relacionado a la propiedad intelectual y permisería de lo que se necesitaba comercializar. Su ansiedad era extrema y su afán de eludir constantemente percances de salud se convirtió en una de sus características. Al final y de manera paradójica, se despidió de este mundo sin darnos chance a compartir mucho de estos sinsabores actuales, es esa pata faltante de una mesa cuadrada que ahora sólo queda con dos.

Al final el giro comercial se volvió adverso y muchos que dicen llamarse defensores de la justicia han actuado de manera rastrera y humillante. Reconozco que los errores deben pagarse y enmendarse dentro de las circunstancias, pero aprovecharse del caído y de su trabajo honesto de tantos años a través de procedimientos amañados y mediocres es lo peor que un profesional de las leyes puede ofrecer a una comunidad que pretende hacer valer el estado de derecho.

Seguiremos en la lucha, la verdad se impondrá...
"Cuatro Fantásticos" ...mis respetos.


"Y tú no preguntes: "¿Son hechos reales? ¿Es lo que le pasa al autor?". Pregúntate a tí mismo. Por tus propias circunstancias. Y la respuesta puedes guardártela para ti."

Amos Oz
Una historia de amor y oscuridad. 2007. Ediciones Siruela. pág. 55.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora