La Cuerda y la libertad ...


 "¿Libertad? Palabra compleja, muy compleja. La tengo en alta estima dentro de mi pensamiento y pareciera estar allí como fiera enjaulada al no encontrar su propio significado en el mundo exterior.
¿Libertad plena? ...utopía. Sólo en la imaginación tenemos las riendas sueltas." Sol

En el recuerdo ...un momento de libertad:
Cuando estaba pequeña me encantaba saltar la cuerda, era un ejercicio estimulante, que imponía estar en movimiento constante, además, era una oportunidad especial, invaluable,  compartir ese rato de ocio con mis compañeras de colegio. Recuerdo a una amiga C.A., quién tenía mucha habilidad para entrar a saltar sin que el hilo grueso de color marrón se enredara en sus pies. Una vez dentro me invitaba con la mirada  y con las manos para que la secundara y continuar así un movimiento frenético de piernas que se encogían y estiraban de manera sincronizada. Nos reíamos un montón mientras las compañeritas del extremo, quienes sujetaban de manera decidida el cordel en un movimiento circular armónico, se constituían en cómplices de un espacio de tiempo maravilloso. Recuerdo y sólo puedo preguntarme ¿qué será de la vida de C.A.? ¿recordará ese momento mágico de saltar y saltar? Podría decir que era mi momento de libertad  dentro de mis actividades escolares en el Colegio.  Por unos instantes, todo se limitaba a jugar con el tiempo, de ver cómo todo alrededor era subir y bajar, sentir la falda de mi jumper moverse de manera temeraria,  sin darle la mayor importancia. La verguenza  sólo asomaba ante el alerta de cualquier amiga que en el entorno observara en nuestros movimientos más de lo debido.

¿Cómo asumirla ahora?
En un post anterior hablé de la libertad, pero desde una visión muy intimista y tratando de establecer la diferencia obligada entre el albedrío y el libertinaje. En este momento el término me asalta desde otra connotación, una nueva perspectiva que somete e inquieta ¿contradictorio? Ya lo creo, hablar de la libertad desde un significado opresor es toda una temeridad,  no sé, pero la paradoja desde mi visión particular está latente, así puede llegar a ser.

Desde la utopía del concepto pretendo trasladar su esencia a lo que considero vital, la naturaleza humana.  Analizo un documental que habla de la necesidad imperiosa de superar el actual patrón socio-económico basado en el dinero, y  la verdad, todo el desarrollo conceptual de la idea pretende deconstruir una realidad mundial que a todas luces  es aterradora. Me siento navegar en un océano infinito que pareciera hostil e indeterminado. Un científico sentencia, la Naturaleza Humana va muy acompañada de sus propias necesidades, la idea de esta afirmación es desmitificar la influencia de nuestros genes en comportamientos condenables por la sociedad. Por otro lado no hay discusión que valga, el planeta está en peligro, nuestra casa mayor afronta una amenaza  de dimensiones inimaginables por parte de todos nosotros sus  inquilinos. Ahora ¿es necesario realmente abordar la problemática ambiental desde la posición ideológica? ¿No significa  esto crear el odioso sistema binario de los buenos y los malos? ¿Quién ungió a  la izquierda como la vía de solución a todos nuestros problemas? ¿Quién señaló a la derecha como la portadora del mal que sepultará todos nuestros sueños en un futuro próximo? Estas interrogantes pueden intercambiarse y la reflexión nos lleva a lo mismo ...EL PODER.
La escritora tunecina  Sihem Bensedrine al referirse al milagro político que está sucediendo en su pais afirma: 

..."Aseguraban que tendríamos que escoger entre la dictadura y los talibanes, pero hay una tercera vía, la de los ciudadanos que quieren ser libres".

¿Cómo manejar ese concepto de  libertad que expone esta escritora a la realidad política  de  la Venezuela actual? ¿Cuál es el panorama?  " ...ó estás conmigo ó estás contra mi",  "yo soy el pueblo, a él me debo" aclama alguien por allí ...¿debo sentir aire fresco en el rostro cuando escucho este tipo de sentencias? ¿dónque quedamos todos aquellos que no deseamos, que no queremos posturas extremas? ¿cuál es mi tercera vía? Aún no la tengo clara en el paisaje político venezolano que se despliega ante mis sentidos. La situación es así, estar en el lado que impone, que obliga, que atropella es garantía  ¿de bienestar? ¿de que salvaremos el planeta del irresponsable consumismo que ahoga en basura, desperdicios y efluentes dañinos el medio ambiente?  Entonces podría concluir que desde una posición económica de los que tienen y disponen vs los que no tienen y dependen, tenemos un nivel político insalvable que desde el mandar y obedecer nos convierte de un solo tirón en "vasallos", con unos derechos civiles bastante precarios. ¿Y realmente van a salvar el planeta con sus ideas? ¿Pensarán  de manera ecológica cada vez que se instalan frente a un micrófono a despotricar cifras e insultos? Tengo mis dudas, sus posturas filosóficas son bastante  miopes enmarcadas en un lenguaje que sólo lleva a la desesperanza.

La otra cara de la moneda no hace más que servirse de las acciones de quienes detentan el poder para armar su discurso en una batalla que a todas luces se muestra desigual. Cuesta ensamblar un proyecto de pais creíble cuando el aparato mediático e ideológico del poder es tan fuerte y sistemático. Ahí es cuando la fiera enjaulada que mencioné al inicio de este escrito se revela y me asalta. ¿Qué deseo, cuáles son mis aspiraciones como simple ciudadana de este pais? Vuelvo en este caso a la idea de la naturaleza humana y sus necesidades. Para algunos el hombre sólo quiere ser tomado en cuenta, sentirse socialmente apreciado y con una fuerte carga afectiva a su alrededor que le permita desarrollarse como un individuo integral. Hay que recordar que cuando nacemos nos encontramos totalmente indefensos, necesitamos el contacto y el estímulo del medio ambiente para madurar todas nuestras capacidades cognitivas y sensoriales. Un pequeño antílope en Africa, que apenas desaloja el vientre materno inmediatamente debe levantarse y dar la cara al mundo sino quiere ser presa de sus depredadores, durante su gestación maduró el instinto de superviviencia. Los seres humanos por el contrario no venimos al mundo con estas caracterísiticas y es allí donde la libertad ya es un término escurridizo desde el mismo momento que abandonamos el acogedor espacio acuoso de nuestra madre. 

Sobre este particular viene a mi mente un pasaje de la novela de Amos Oz "Una historia de amor y oscuridad", cuando Fania uno de los personajes atormentados de la historia señala: "la predeterminación y el entorno en el que nos educamos, así como el estatus social son como cartas que nos reparten a ciegas antes de empezar a jugar. En eso no hay ninguna libertad: el mundo dá y tú simplemente tomas lo que te viene dado, sin ninguna posibilidad de elegir. Pero la libertad también es, irónicamente, cómo jugar, ...dependiendo de la suerte de cada uno , de la paciencia, el ingenio, la intuición, el coraje. ¿Y en el fondo no son todas estas cosas tan solo otras cartas que nos tocan o no antes de jugar sin contar con nosotros? ¿Y entonces qué nos queda al final para ejercer la libertad de elección? (pág. 254)

Todos sin excepción venimos a este planeta en la búsqueda de la felicidad, aventura complicada y compleja que nos llevará toda la vida. Internamente la abrigamos y creamos nuestras propias parcelas para disfrutarla. A nivel colectivo dependemos de un poder que puede olvidar el objetivo de su misión, creando una falsa sensación de estabilidad. Es tan difícil entender que como ciudadana sólo deseo tener  acceso a salud, educación y seguridad personal  en un marco regulatorio que permita desarrollar habilidades y destrezas en afinidad con el medio ambiente y mis semejantes?.

Un comentario:
"He allí la razón, la culpa colectiva por la cual la democracia es difícil y compleja, y la dictadura fácil y monocromática: la democracia implica responsabilidad, educación, meditación, asumir las consecuencias y rectificar. La dictadura, irresponsabilidad, ignorancia y patanería, impulso cretinoide y alegre, no asumir las consecuencias (aunque se sufren igualmente), no rectificar." (Juan - Prodavinci)
Lo anterior sólo reafirma mi percepción que el concepto de democracia es el más vapuleado, denigrado y humillado dentro del léxico político. Su debilidad está en la fortaleza  que encierra su compromiso, suena contradictorio pero allí radica su mal y su agonía.

Finalizo con una sentencia de Norberto José Olivar: 
Los hombres verdaderamente libres, tienen su lugar asegurado en la sociedad: el manicomio, la cárcel o el cementerio

(Nada más que decir, ...apelar a un toque de locura para sobrevivir, así es, sólo un click en la imagen de la fiera que al verse libre se convirtió en dulce paloma)






Comentarios

  1. Hola Sol: De nuevo me encuentro contigo...o con tus pensamientos compartidos en la Red..Gracias por tus escritos...Este en particular es muy hermoso y sentido para mi porque la niña en mí afloró de nuevo y recordó a C.A y su mágica cuerda...Contigo y otras niñas compartí la libertad de saltar en el recreo y hacer de ese momento un encuentro mágico y feliz...Creo que hablas de Carmen Alida...Tambien es mágico para mí que después de tantos años sigo descubriendo a la niña compañera de colegio en la mujer de hoy...Igual que Tú, yo rememoro para encontrar sentido y encontrar Patria ( otro artículo hermoso que dedicas a tu bisabuela) y precisamente, en los recuerdos y vivencias que nos acompañan se traspasa algo de esa fuerza, de esa magia y esa libertad que tenemos como seres humanos para viajar con el corazón y el pensamiento a la tierra de lo siempre posible..."Tengo que decirte" Felicitaciones! por expresarte de la forma en que lo haces...Gracias por estar al alcance de un encuentro, las dos y C.A. "saltantando la cuerda" ...Un gran Abrazo! Elcira.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué grato descubrimiento he hecho con tu comentario!.
    Ha sido una sorpresa, lancé la botella al mar y alguien la tomó.
    Gracias por reconocernos ...
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora