Identificando sensaciones

Getty Images









¡Cómo he extrañado este espacio! Así, desde la visión del pliego blanco que se extiende ante mis ojos cual invitación sugerente a plasmar mis reflexiones, mis sentires, mis impresiones de las últimas semanas. Tiempo que corre de forma trepidante, sin recesos prolongados para extasiarme en mi "yo interno". Hoy decidí comenzar mi desahogo, mi amplitud, mi holgura. No deseo hablar del tema político, ya que es difícil  proyectar mis sentidos de manera sensible si el objetivo es disertar sobre la última locura del emperador. En ese Imperio la poesía se extravió, o mejor dicho nunca llegó a establecer su refugio, es por ello que en esta oportunidad ...paso de largo.

¿Qué es el placer? Así, sin más, sin rodeos, sin distracciones semánticas ni metáforas que demoren lo que deseo exponer en este post. El tema se asomó en mi cabeza como una interrogante incisiva y he tratado de regodearme en su más profundo significado. ¿Por qué? Sencillo, no puedo desestimar las sensaciones agradables, de satisfacción, de gusto, de plenitud ante un clímax que pareciera escurridizo y que para disfrutarlo como es debido se debe trabajar desde nuestro ser más interno. Es así, que en principio podría recurrir a algunas frases muy comunes que de tanto trajinarlas parecieran encaminarse a lo cotidiano,  a la rutina: 

"Un placer conocerle"
"Ha sido un placer trabajar para usted"
"Es un placer compartir contigo"
"¡Qué momento tan placentero ha sido tu compañía!"
"Maravilloso momento de placer" ... y podría seguir enumerando.

Recientemente leí esta sentencia: "...el placer intenso y efímero no es tampoco el placer verdadero" ¿Cuál es entonces el placer real, el efectivo? ¿Puede existir el placer en el sosiego, en la calma de los sentidos? Y si es así, ¿Cómo podríamos diferenciar el ritmo "in crescendo" que caracteriza el momento previo al éxtasis?

Barbera de manera general establece lo siguiente sobre este tema: "Por otra parte, se puede mencionar el placer como criterio de valor. Lo que produce placer, en todos los sentidos posibles del término, sirve, y por lo tanto vale. De tal manera, que la vida se convierte en una cadena de momentos y situaciones placenteras, al extremo de que la existencia sin problemas, "vivir en paz", sin molestias, como quién tiene sueño y desea dormir lo más cómodamente posible, para despertar con suficiente energía para gozar la vida, se hace el deseo vital más profundo. Por esto, la vejez se convierte en el temor supremo, como el fin de las posibilidades de una vida gozosamente sensual" (1)

Entonces es aquí cuando reflexiono en la trascendencia, darle el justo valor al sentido de la vida y reconocer que en la mente existe un universo de posibilidades que muy probablemente no encontraré en el mundo material, ya que la misma naturaleza y sus leyes impiden eternizar en nuestra humanidad esa sensación de plenitud. ¿Y cuándo ya no esté? Entonces me encontraré en los dominios de la libertad y ese sería otro tema de ponderación.

Es así, que hasta se me ocurre caer en cierto lugar común que podría enunciar como que placer y felicidad van de la mano, se disfrutan por momentos, son el camino y como seres humanos estamos en una constante búsqueda de sus beneficios y posibilidades.

"...la vida deja de ser un valor cuando no es considerada útil, ni placentera" (2). Leo esta afirmación como una explicación al implacable pragmatismo que nos gobierna en la actualidad y el mismo autor que la enuncia, explica más adelante sobre el discurso ético del valor de la vida, al señalar: "se convierte en un eco vacío y absurdo en una sociedad pragmática, hoy una vida cuesta menos que un par de zapatos. El pragmatismo conlleva a la guerra real y existencial por disfrutar de los placeres de la vida, en una batalla en donde el débil muere como basura inútil y es arrojado a cualquier barranco. En efecto, desde la antigua Grecia hasta nuestros días, la cultura occidental siempre ha tenido un desfiladero en donde arrojar los despojos humanos, al viejo, al desempleado, al alcohólico, al enfermo mental, al marginal, al ignorante, en definitiva, a todo ser humano considerado inservible. En este sentido, la ética pragmática produce la muerte".

Me alejo un poco de la filosofía existencial y me adentro en el placer de los sentidos. Por un momento puedo cerrar los ojos y recrearme en miles de evocaciones, de piel erizada, de sabores y aromas que sacian un paladar caprichoso, de miradas cómplices, furtivas, de sonidos, música y melodías que ensueñan y rememoran tiempos maravillosos .....
En un escrito leido recientemente su autor explicaba el poder de un beso en la boca y cómo su práctica es incluso subestimada ante el contacto sexual por excelencia que representa el coito. La comunión y comunicación que puede existir entre dos personas que se besan de manera consciente y arrebatada es maravillosa,  supera con creces  por un momento tan largo como se proponga, el lenguaje y palabras más hermosas que pretendan describirlo.

Aún así, el lenguaje y la belleza de la palabra pueden llegar a niveles estelares cuando en su intento gramatical, detallan la emoción del autor al transmitir sus sensaciones de placer físico. Tomo estas palabras del Prof Valmore en su blog "Bitácora del Abismo":   

"El placer que provoca tu cuerpo no es el placer percibido por el hombre común. Se trata del placer que descubre el filósofo; es decir, aquel placer que es capaz de burlarse del propio placer. Aquel que goza gozando mientras lo gozan."

"...gozando mientras lo gozan" , toda una apología al delirio, al extravío. Desde esta perspectiva la comunicación entre dos cuerpos es síncrona, existe un  rapport embriagante que invita a extasiarse en su propia ejecución. Como mujer el orgasmo es un premio exquisito, interno, donde la intensidad de ese sentir es un  obsequio y gratificación al reconocimiento sensible de nuestro propio ser.

Un click en la figura y se desata la maravilllosa magia ...





1 y 2: Gerardo Barbera: "Reflexiones Elementales en torno a la Ética" (p. 17)

Comentarios

  1. Te deseo a ti y seres queridos Felices Pascuas!!!!
    Con las energias positivas de lo que festejamos, cada uno de acuerdo a sus sentires, espirituales o religiosos..

    Un abrazo.

    Abu
    .
    Todos los hombres que conozco son superiores a mí en algún sentido.
    En ese sentido aprendo de ellos
    Ralph Waldo Emerson

    ResponderEliminar
  2. Hola Abu

    Súper agradecida por tu parada en este sitio.

    Un fuerte, fuerte abrazo para tí.

    Gracias por Emerson y las energías positivas...
    Cariños

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda