Una actividad simple ...

Imagen: Femme a la fleur. R. Tagore

68

Tomé el libro que me acompaña en la cartera desde hace meses (no recuerdo cuántos) y estando a la espera de ser atendida, una voz interior me dijo ...abre el libro en cualquier página y lee con detenimiento lo que allí expresa el autor.
Lo hice, esto fue lo que encontré ...

"Nadie es eterno, hermano, y nada pervive. 
Recuerda esto y alégrate. No es nuestra vida la sola carga añosa, nuestro sendero no es el único camino largo. Ningún poeta tiene el deber de cantar la antigua canción. La flor se marchita y muere; pero el que la lleva no ha de llorarla siempre ...
    Hermano, recuerda esto, y alégrate.
    Llegará un silencio absoluto y la música será, entonces, 
perfecta. Decae la vida hacia poniente para ahogarse en
sombras doradas. El amor ha de ser llamado de su juego a
que beba penas y suba al cielo de los llantos ...
    Hermano, recuerda esto, y alégrate.
    Cojamos, volando, nuestras flores, no las robe el viento
pasajero. Nuestra sangre se enciende y se avivan nuestros
ojos robando besos que se mustiarían si los olvidáramos.
Avidez es nuestra vida y pujanza nuestro deseo, porque el
tiempo está tocando a muerto.
    Hermano, recuerda esto, y alégrate.
No podemos, en un punto, abrazar las cosas, hacerlas pedazos y echarlas al polvo. Las horas pasan lijeras (sic), con los sueños bajo el manto. La vida, sin fin para el trabajo y el hastío, sólo (sic) nos da un día para el amor.
     Hermano, recuerda esto, y alégrate.
     La belleza nos es dulce porque el ritmo voluble de su danza es el de nuestras vidas. La sabiduría nos es cara porque no tenemos tiempo de completarla. En lo eterno todo está hecho y concluido, pero las flores de la ilusión terrena son eternamente frescas, gracias  a la muerte.
    Hermano, recuerda ésto, y alégrate."

(Tomado de el libro inglés de El Jardinero dedicado a W.B. Yeats de Rabindranath Tagore. pág. 79)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora