Política vs Realismo Mágico (II)


Stuck
Tommy Ingberg

“La gente se enamora de los poetas, los  poetas de los
marxistas y los marxistas de sí mismos. 
La cuestión es una elección entre tiranos.”
(Palabras pronunciadas por el actor francés Jean Louis 
Trintignant dentro del guión de la película Under Fire)

(Este artículo empecé a escribirlo tan pronto finalicé la primera parte. Traigo a cuestas, y lo reconozco, el modo de la inconformidad persistente al escribir. Cuando traduzco en símbolos mis pensamientos, en las primeras de cambio y luego de revisar lo plasmado en la pantalla del computador, siento que las palabras no están bien organizadas o que los significados utilizados no son los apropiados …¿manía? …puede ser. Lo cierto es que fui posponiendo una y otra vez la publicación de lo que comparto a continuación, ya sea porque faltaban ideas, ya sea porque tenía demasiadas y no encontraba como incorporarlas. 
Es posible que lo escrito haya perdido algo de actualidad y no es porque la situación del país haya cambiado sustancialmente, no nada de eso, el meollo del asunto gravita en lo desconcertante que puede tornarse interpretar o analizar todo lo que acontece en el entorno ya que los pronunciamientos oficiales, las regulaciones y hasta la ensayística que pueda crearse alrededor de este galimatías que se ha vuelto Venezuela obliga a revisar constantemente nuestras apreciaciones. De cualquier manera y a pesar de ello lo comparto …)

En el artículo anterior intenté esbozar algunas inquietudes que me abordan de manera permanente desde hace un tiempo atrás, en relación a este tema del Estado democrático. ¿Cuánto tiempo? No puedo precisarlo con claridad, es posible que sea desde que se demostraron en toda su magnitud las intenciones totalitarias del gobierno que nos ocupa, en fin, no importa, escribo en principio para tratar de entender lo que me rodea y al mismo tiempo tratar de entenderme a mí misma.

La democracia se no has vuelto una empresa ardua y compleja. Pareciera que por estos lados latinoamericanos la democracia no es una filosofía de vida, no es algo que se asume desde una propiedad integral del concepto, es más bien una aspiración permanente, una invocación constante, un estado político de cosas que asumimos necesario pero lejano. Siempre habrá algo que entorpece el camino de la vía democrática, pareciera que aplacar las infinitas ansias de heroicidad que promueven los llamados “padres de la patria” en sus pretéritas luchas independentistas contra la corona española, trazaron un rumbo de imponer, más que de dialogar o concertar.
La democracia como principio político es vulnerable, altamente vulnerable, los valores que le ligan hacia la libertad y la justicia le arropan de un manto frágil que puede ser violentado fácilmente. ¿Por qué digo esto? Volvamos al artículo 2 de la CRBV igualmente reseñado en el artículo anterior…

"Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político."

El Estado democrático allí descrito debe propugnar además de la vida y el pluralismo político que fueron comentados previamente, otros elementos que destacan y que de manera general no encuentran los caminos más propicios para manifestarse en una medida adecuada. Por ejemplo, cuando se habla de igualdad ¿a qué se refiere? La solidaridad … ¿cómo debe manifestarse? Si se habla de responsabilidad social ¿cada uno de los habitantes del país sabe realmente qué es eso? 

Pasemos a un tema álgido en estos momentos, los derechos humanos ¿el gobierno actual habrá tomado conciencia de los graves  precedentes que ha establecido a partir de los acontecimientos de los últimos cuatro meses? Si se parte del maniqueísmo tan reduccionista y que adverso, pero que debo aceptar porque así es el mundo, de los derechistas y los izquierdistas ¿qué niega a la derecha la facultad de ejercer la dirección de un gobierno cualquiera desde la responsabilidad social, desde la sensibilidad para evaluar la circunstancia de un momento histórico y actuar con sentido común hacia el otro? ¿por qué la izquierda es siempre la eterna víctima, la ungida por los dioses para aminorar el dolor de los oprimidos y por ende todas sus actuaciones son legítimas y necesarias? ¿por qué los torturados y asesinados de la derecha pesan mucho más históricamente que similares torturados y asesinados de los gobiernos de izquierda?

Sigo con mis preguntas … cuando la izquierda asume el poder ¿todas sus actuaciones están justificadas porque en esencia persiguen alcanzar los valores más sublimes del ser humano que le permiten vivir con sus semejantes y su entorno en sana paz? ¿lo anterior no lo puede asumir un gobierno de derechas? ¿Lenin, Stalin y quiénes les sucedieron hasta la llegada de Gorbachov en la extinta URSS, actuaron de una forma “humanista”? ¿Qué representa en estos momentos la hegemonía de los Castro en Cuba? 

Agrego aún más, ¿qué diferencia a la represión policial que estamos viendo a diario en las principales ciudades del país, con la que se vivió en eventos ocurridos bajo gobiernos derechistas, definidos como de la cuarta república? ¿por qué los estudiantes del pasado, la mayoría progresistas de izquierda, que lucharon y tiraron muchas piedras en sus épocas universitarias contra el status quo, son ahora los verdugos de todo aquello que alguna vez representaron? ¿Se entiende esto? 

Tantas incongruencias juntas no hacen más que llevarme a concluir que todo lo enumerado en el artículo  más arriba señalado de nuestra carta magna, es un listado de buenas intenciones, pero nada más. En Venezuela, la democracia ya sea bajo la égida de la derecha o de la izquierda, ha sido un espejismo que nos vendió el mismísimo Bolívar, cuando llegó a regodearse en el apelativo de Dictador. ¿Cómo se entiende que un dictador pueda hablar de democracia?
 
A Bolívar se le puede eximir de esto y de muchas cosas más por parte de aquellos que se han dejado obnubilar por su legado y no reconocen en él un ser humano que fue presa de sus flaquezas y pasiones. Se le reconoce como el padre de la patria y contra eso nada qué hacer, su legado nos persigue como una impronta que está eternamente a medio hacer y por lo tanto deben invocarse falsas reencarnaciones para revivir todo su ímpetu político …absurdo e ilógico.

El Socialismo Bolivariano del siglo XXI ha tomado ese testigo y ha pretendido erigirse en lo más representativo de una gesta que ya debería estar superada desde hace mucho tiempo. Bolívar, nos guste o no, es una simple referencia, un personaje distinguido dentro de nuestra historia cuyo aporte debe reconocerse más no idolatrarse a los extremos de llevarlo al paroxismo religioso con el ingrediente dogmático que esta religiosidad le adereza. He aquí donde comienza el realismo mágico …

¿Por qué Realismo Mágico?

En una entrevista realizada en un conocido canal de suscripción por cable a una periodista muy ligada afectivamente al círculo más íntimo de Gabriel García Márquez (GGM) ante la interrogante de cómo definir el Realismo Mágico, ésta expresaba que era ver la vida de forma ¿extraordinaria? GGM tradujo la realidad latinoamericana de una forma fantástica e incluso increíble. La ignorancia, la pobreza, ese atraso recurrente, ese rechazo a abrirle los brazos a la modernidad que exhiben los países del primer mundo pareciera que encuentra cobijo en la metáfora de mariposas amarillas, en la cola de cerdo, en la locura por el amor contrariado. La realidad es mágica porque se reviste de fantasía, porque es ilógica, porque se ancla en las costumbres y en tradiciones arraigadas que rayan en ocasiones en la superchería.

Cuando se habla de creencias, cuando se asume una actitud patriotera, cuando el nacionalismo radical es la bandera a erigir, ese realismo mágico se enseñorea sobre las geografías latinoamericanas.

¿Qué más realismo mágico que las declaraciones de una diputada de la Asamblea Nacional cuando insiste una y otra vez que el comandante infinito fue asesinado a través de la inoculación de la enfermedad que le ocasionó la muerte?
 
Ahora me detengo …de verdad esto es realismo mágico? ¿cómo la pesadilla y la alucinación pueden catalogarse dentro de la magia de una historia? Es posible que el hecho novelado, donde el lector en su mundo particular recrea el escenario correspondiente, puede viajar hacia lo irracional y volver al deber ser, pero cuando es la propia realidad que golpea día tras día en nuestra cara, nos atropella de manera sistemática y además con cara de burla, no puedo entender esto como un escenario mágico, porque de paso no existe boleto de regreso.

La magia es fantasía, es arte, es habilidad extraordinaria en el hacer, es traslado hacia mundos insospechados desde posiciones ilógicas, es distraer nuestra atención por breves instantes mintiendo a nuestro cerebro. Lamentablemente lo que sucede en el país hoy en día, es una distorsión de grandes proporciones donde la pesadilla infligida, el delirio y la alucinación son aderezos corrientes en cada una de las actuaciones del gobierno que desgobierna.

Este no-gobierno a través del funcionario que ocupa la alta magistratura solicita adoptar y desarrollar las siguientes cinco tesis, propuestas en un encuentro partidista que derrochó esa puesta en escena tan aburrida de la monocromía. Bueno el punto no es hablar de la hegemonía del color sino de las tesis …
1- Sin socialismo no es sostenible la independencia y la soberanía en Venezuela.
2- La tarea más importante es el desarrollo de una economía productiva socialista.
3- El socialismo es democracia.
4- La primera Revolución es en el espíritu, la Revolución del Amor.
5- El mundo multicéntrico, pluripolar, y la unión latinoamericana y caribeña garantiza la paz y el equilibrio en el planeta.

Vuelvo a insistir ...
¿Qué dice el artículo 2 de la CRBV? ¿No habla de pluralismo político? Olvídelo, la tesis 1, 2 y 3 lo proscribe. ¿Revolución en el espíritu? ¿Revolución del Amor? Eso habría que preguntárselo a los estudiantes que se encuentran privados de libertad en juicios amañados y claramente viciados. A los perseguidos políticos y presos también, a esa importante porción de la población que no comulga con este proyecto político y que no encuentra la forma de ser escuchada. ¿Paz y equilibro en el planeta? Hay que empezar por casa para luego mirar hacia horizontes tan globales y cuando hablo de casa, hablo de cada hogar que se encuentra en este país, allí es donde se fomenta la paz y no a través de un desgobierno que utiliza el verbo del enfrentamiento y la confrontación de manera constante.

La paz tal como la democracia, no se decreta con tesis generales y buenas intenciones, la paz democrática, es la construcción progresiva de un edificio enorme que resguarde a los ciudadanos de buena voluntad. Como toda construcción que debe resistirse a agentes externos, necesita de buenas bases, bases sólidas, estructuras de gran fortaleza y además con la resiliencia necesaria para sortear situaciones extremas. Son los individuos en definitiva los llamados a construir este gran edificio y no creo que con parcialidades ideológicas, exclusiones geográficas o de existencia y mucho menos con el constante uso de ese lenguaje peyorativo que separa, se logrará la armonía y la concordia.

Me resisto al realismo mágico de este calibre en latinoamérica  …en el futuro cercano, espero que La Haya sea el destino de tanta ignominia.


“Un fanático es una persona inhabilitada en una amplia proporción
para funciones básicas como pensar, crear, ejercer la crítica,
tener opinión propia y actuar autónomamente.
Cuando esta anomia se hace fenómeno colectivo estamos en presencia de una verdadera tragedia para toda iniciativa de convivencia democrática, para el fortalecimiento de la ciudadanía, para que la multitud se posicione autónomamente de la gestión de la sociedad”
Rigoberto Lanz.
El Nacional 10/2/13
A tres manos. Miradas múltiples para el diálogo.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda