Determinación






En días recientes mirando y escuchando una ponencia TED, la expositora explicaba de manera muy clara cómo la determinación puede ser un factor crucial a la hora de poner en marcha nuestros sueños y alcanzar las metas propuestas. La determinación es una postura firme que permite insistir y sostener en el tiempo todas aquellas actividades que son necesarias para llegar a un resultado y este concepto me parece importante cuando pienso en Emma Raducanu y Leylah Annie Fernandez.  

Emma con 18 años y Leylah con 19, protagonizaron recientemente una final de "teenagers" en el renglón femenino del Abierto de Estados Unidos de tenis US Open Tennis Championships, cuando se enfrentaron para optar al máximo galardón en el esperado partido del 11 de septiembre, fecha por demás muy emotiva para esta nación norteamericana. Este tipo de enfrentamiento entre jugadoras tan jóvenes no se llevaba a cabo desde la final de 1999 que enfrentó a unas muy jóvenes Martina Hingis y Serena Williams. 

Por lo general cuando realizo estas reseñas destaco por supuesto a la ganadora, que en este caso fue Emma, sin embargo, debo reconocer que en esta oportunidad ambas fueron ganadoras, incluso, antes de comenzar el partido. Por ejemplo, Emma cuando llegó al torneo debió jugarse la clasificación enfrentando tres partidos previos antes de entrar al draw principal, constituido por otros siete hasta el logro del título, en total jugó 10 partidos, donde no perdió ningún set, y además con marcadores contundentes. Al ingresar al torneo estaba en el puesto 150, sin favoritismo alguno por supuesto, bastante desconocida y con una expectativa de regreso a su país en la misma etapa clasificatoria del torneo, dicho por ella misma, tenía pasaje de regreso al Reino Unido unos días después del inicio de los partidos clasificatorios. ¿No se tenía fe? Puede ser, en sus propias palabras, jugar el US Open era un sueño que no se concebía tenerlo tan a la mano, considerando, supongo, lo que le ocurrió en el reciente torneo de Wimbledon, donde tuvo que abandonar su partido de octavos de final, debido a una complicación de salud ante la inquietud de seguidores que ya la avizoraban como una tenista prodigio. Sus palabras ante ese difícil momento no pudieron ser más proféticas y elocuentes: "Lo que pasó anoche será de muchísima ayuda para aprender qué se necesita para jugar al máximo nivel. Voy a atesorar todo lo que aprendí esta semana y volveré más fuerte". Y mira cómo aprendió, porque no solo ganó el torneo sino que hoy ostenta el número 23 del ranking femenino ante la alegría compartida de los seguidores de este magnífico deporte. Me cuento entre ellos. 

Por otro lado, Leylah Fernández, demostró lo que es jugar con seguridad aun con el marcador en contra, por lo general tuvo que venir de una marcación adversa ante rivales muy duras y experimentadas como fue el caso de Naomi Osaka, jugadora de élite y además campeona defensora del torneo. En ese partido debo destacar que Naomi estaba sacando en el segundo set para llevarse el partido con una amplia ventaja al tener dos quiebres de servicio a su favor, y a todos nos pareció normal y natural una situación como esa, solo que Leylah pensaba otra cosa. No solo impidió que Naomi ganara ese partido, sino que en los partidos restantes hasta llegar a la final del torneo, despachó con fiereza a jugadoras top ten como Svitolina, Kerber y Sabalenka. Esto por supuesto significó un importante desgaste físico para ella, aunque nunca una excusa y precisamente declaraba esto luego de finalizado el torneo: “Ha sido algo increíble el recorrido que he tenido en el torneo, que a pesar de la derrota, que creo que se dio porque cometí errores no forzados en los momentos decisivos, me voy mucho más convencida de todo lo mucho que puedo mejorar de cara al futuro.” Destaco el combustible mental que utilizaba Leylah cuando entraba a la cancha, en palabras también de ella, porque ésta recordaba en los momentos previos a sus encuentros, como una de sus maestras del colegio donde estudiaba en Canadá le recomendaba que dejara el tenis porque no iba lograr nada en ese deporte, solo restarle tiempo para sus estudios. Ella asumió todo esto con la determinación de que su maestra estaba equivocada y mira que sí, aun cuando el camino apenas inicia y de qué manera, Leylah tiene todas las condiciones para ser una jugadora de élite. 

Hoy ostenta el puesto número 28 del ranking a punta de la más definitiva determinación porque iniciando el torneo se encontraba en el puesto 73. Hay muchos más aspectos de ambas para señalar, no puedo colocarlos todos acá, uno de ellos es este, que representan a sus países dentro de una multiculturalidad que me maravilla. Emma representa al Reino Unido donde reside desde los 2 años de edad, porque nació en Canadá, de padre rumano y madre china. Leylah representa a Canadá, nació también allí, de padre ecuatoriano y madre filipina. 

Novak Djokovic, el actual tenista número 1 del ranking masculino, describía a esta final de tenis femenino, como un cuento de hadas, al ver las imágenes que acompañan a este post pudiera confirmarse que sí, solo que yo le añadiría que más que un cuento de hadas, por la frescura de unas jovencísimas jugadoras, está el esfuerzo, el compromiso, el no rendirse, enfocarse y por supuesto, la determinación. Desde ya tengo la expectativa de verlas de nuevo en cancha y les agradezco toda esa alegría, frescura y maravillosa pasión que han demostrado ante este deporte que dignamente representan. 

#usopen2021 #determinación #tenis

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Vividora

¿Rayuela? o el Avión ... (I)