Somos invisibles



Una cosa es gobernar a espaldas del pueblo (como se le reclama a la tan recordada cuarta república) y otra es hacerlo violando las reglas del juego que están muy bien enumeradas en nuestra constitución vigente.

A casi dos meses de la consulta del 15 de febrero, no puedo más que reafirmar que para el presidente Chávez no existo, no vivo, no sufro en este país y así como yo, están más de cinco millones que votamos en contra de su propuesta hegemónica. Definitivamente no se nos reconoce, tanto que se aboga por un diálogo, pero todo es letra muerta, palabra hueca. Bien lo dijo José V. Rangel, un dia después de la consulta, porque desde esta trinchera, he venido insistiendo en un planteamiento similar desde hace mucho tiempo, pero ni a eso le prestaron atención el presidente y su entorno. Hay que ir arrodillado y humillado para al menos tener la oportunidad de llegar a ser oído, ni siquiera escuchado, por esas alturas del poder... ¡horrible!

El triunfo estratégicamente obtenido de febrero pasado, le ha dado la gasolina necesaria para encender y poner en marcha el vehículo de la arbitrariedad y el atropello y a los hechos recientes me remito. Que no me vengan con el cuento de que todos los males del país se le quieren achacar injustamente al presidente y entonces...¿a quién?, si desde su verbo encendido sólo envía señales de guerra y confrontación.

Ni en el gobierno más malo de la cuarta república se había visto algo como lo que está sucediendo actualmente en el país. Hay una confusión tan grotesca en términos como Estado, Gobierno y Partido de Gobierno, todo se amalgama de tal manera que no se distinguen líneas divisorias, que permitan poner coto a las ansias de poder del presidente. Los recursos del Estado, por ejemplo, son puestos a la orden del partido de gobierno para proselitismo político, propiciando una desventaja con respecto a sus adversarios que no puede ser llamada sino con los adjetivos de grosera y arrogante. Por mucho menos que esto, defenestraron al presidente Pérez de la presidencia, con una ponencia precisamente ante el Congreso de José V. Rangel, es decir, que con todas las fallas del sistema de esa época, la oposición podía hacer valer acciones de esta naturaleza...¿es posible ahora?

Despúes de la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, en materia política venezolana destacaban dos partidos políticos: uno verde (COPEI) y otro blanco (AD), hasta que llegó el presidente Chávez en el año 1998, anunciando que "freiría en aceite caliente" las cabezas de los adecos, menuda sentencia que ha cumplido a cabalidad en esta década de mal llamada revolución bolivariana. Algo presagiaba después de esa amenaza, que no habría paz ni tranquilidad en esta tierra, que deberíamos afrontar a un autócrata que quiere vender al mundo una idea de "democracia a su medida"...mentiras y más mentiras. En democracia se reconoce al contrario y se le respeta como esa figura que ayudará a colocar límites a las ansias desmedidas de poder, pero no, todo lo contrario, aquí se le humilla y se le anula, rebuscando el más mínimo acto o procedimiento que pueda perjudicar a todos aquellos que disienten.

El ramillete está creciendo y en estas últimas semanas, días, horas, ha ido aumentando de manera alarmante, ya no es sólo el descrédito público y la palabra vociferada en un show dominical, ya no pudo aguantarse más, la acción es necesaria, el ejecútese es inminente: Manuel Rosales, el general Baduel, José María Nogueroles, Henrique Capriles Radonsky, los Comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero y Henry Vivas ( acabo de enterarme de la sentencia: ¡¡¡30 AÑOS!!!) y tantos otros que han sido intimidados y amedrentados, que protestan, que denuncian, que temen, que callan... y vendrán por otros y vendrán por todos.

Es difícil, porque no quiero decir imposible, sentirse bien con todo lo que sucede alrededor y la impotencia y el estupor es inmenso. Tantos recursos mal gastados, dilapidados, colocados en el desagüe de manera irresponsable. Para la cantidad descomunal de dinero que entró al país por concepto de ingresos petroleros en estos últimos seis años, era para colocar a nuestro país en eso que yo llamo el tren del progreso y de la soberanía bien entendida, no esta pantomima mediocre de país que prentenden venderle al mundo, lleno de felicidad y prosperidad, donde los actores principales son una burda representación gestual, por demás desvirtuada de lo que debe ser una eficiente y eficaz acción de gobierno.
Que no se nos olvide, en diciembre de 2007, le dijimos NO así de grande a aquellas reformas que se le pretendían realizar a la Constitución vigente, no lo olvidemos por favor:

No al socialismo como sistema de gobierno. (*)

No a la nueva geometría del poder.

No a la creación de la milicia.

No a que nuestras Fuerzas Armadas se les añadiera el adjetivo de bolivarianas.

No a la postulación indefinida del Presidente de la República.


A el presidente no le importó este resultado y sólo hay que recordar con qué palabrota adornó nuestra victoria en esos comicios, todo lo negado con anterioridad se nos ha impuesto de la manera más abusiva y antidemocrática que un gobernante puede proceder.

Insisto Presidente, devuélvame a mi país, mi espacio de disentimiento público, mi tranquilidad y por sobre todas las cosas la dignidad y el orgullo de compartir un espacio geográfico que no sea pisoteado con esas botas de la tiranía que lleva puestas desde hace algún tiempo ya.


....tan sólo por pensar distinto, ¡Ay Dios!.....si todo estuviera mejor
(*) cuando me refiero que le dijimos NO al socialismo es que rechazamos que sea utilizado de manera oficial, rechazo por ende el slogan del gobierno ese que dice: Patria, Socialismo o Muerte. Hay muchos ejemplos de gobernantes en el mundo, con orientación socialista que han dejado atrás la división de clases y la búsqueda constante de enemigos externos.

Comentarios

  1. Se veía venir que no aceptaría el No y que haría cualquier cosa para salirse con la suya.Me gustaría que me explicaras eso de las condenas de 30 años, no estoy muy al tanto de los entresijos de la política venezolana, solo de las cosas más generales que llegan a traves de la prensa o la tele, y eso es limitado.Ya imagino por donde irán los tiros, pero querría entender mas a fondo tu post, aunque está claro que es un alegato a favor de la libertad.Y con una exposición concisa y clara, sin estridencias, como siempre.Un placer leerte, aunque el tema no sea grato.Un beso***

    ResponderEliminar
  2. Dalia como siempre un gusto tenerte de visita en este espacio. La verdad que estoy indignada con los acontecimientos de los últimos días, las últimas horas. El gobierno abiertamente está en una actitud provocadora con la ola de investigaciones y persecuciones políticas a algunos de los principales representantes de la oposición. La sentencia de 30 años fué impuesta a los comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero y Henry Vivas por los sucesos de Puente Llaguno durante la movilización que hubo en protesta del gobierno del presidente Chávez el 11 de Abril de 2002. Un juicio viciado a mi entender y con toda la intención de crear el temor necesario para el que desee manifestarse de manera pública a través de mecanismos como la protesta. Te envío el link de uno de los periódicos más importantes del país para que amplíes un poco mejor la visión del asunto:
    http://www.eluniversal.com/2009/04/03/pol_ava_condenan-a-30-anos-d_03A2282247.shtml

    Y como me gusta tener las dos versiones del hecho, te anexo también el link de cómo lo reseña la agencia de noticias del gobierno:

    http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=2&t=94274

    De nuevo gracias por leerme y por tu comentario
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. "Los recursos del Estado, por ejemplo, son puestos a la orden del partido de gobierno para proselitismo político, propiciando una desventaja con respecto a sus adversarios que no puede ser llamada sino con los adjetivos de grosera y arrogante".
    Esto es completamente ilegal, como subrayamos en:
    Una miopía muy venezolana.
    Es innegable que los espacios para el juego democrático están reduciéndose a velocidad galopante. Por eso me pregunto qué rol jugamos nosotros al ayudar a la consolidación del poder con nuestros simulacros democráticos:
    Política, pragmática y poder constituido.
    Buena reflexión, gracias por compartir el texto.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Vinz por tu comentario y los links que dejaste. Ya me dedicaré a leerlos con detenimiento. Siempre es bueno tener opiniones desde diversos ángulos, enriquecen nuestra manera de ver las cosas. Nos ha tocado una época políticamente complicada, llena de resentimientos y de "pases de factura", es muy difícil que bajo esas premisas podamos aspirar a un país próspero para sus habitantes en aspectos tan fundamentales como la libertad y la seguridad de contar con un "estado de derecho" que nos proteja de las ambiciones desmedidas del poder.
    Saludos y de nuevo gracias por el aporte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora