Una vida....


El 29 de Septiembre de 2004 asesinaron a una tía paterna por resistirse a que le robaran su auto. Era el tercer vehículo que adquiría, ya que los dos anteriores corrieron con la misma suerte, así que mi tía enojada sentenció, que si intentaban robarle este último vehículo también, comprado con mucho sacrificio, sería sobre su cadáver...retó al destino y a la delincuencia con esas palabras, la siguieron a su casa y estacionando le conminaron a entregarlo, se negó tal como lo había declarado y solamente sonó el "pum" certero al corazón, a la tercera fue la vencida. Era profesora universitaria y trabajaba en un programa de apoyo para madres adolescentes en un barrio populoso de Valencia, sólo nos quedó el estupor, el dolor, la impotencia de perder a alguien tan querido sin esperar si quiera que se pudiera activar el mecanismo de la justicia, simplemente el organismo policial encargado de realizar tal investigación advirtió que el sospechoso de tal acción era un conocido azote de barrio y que era muy difícil poder atraparlo ya que el miedo, (otra vez el miedo), hace callar a muchos testigos.


En fin, como esta historia hay muchas, diversas, con otros nombres, otros apellidos, edad, género, pero con el resultado similar de perder a ese ser querido que era importante dentro de un círculo familiar, de amigos, de trabajo y que podía aportar mucho a el país. Vidas perdidas a manos de un lugar común como es "la violencia e inseguridad desbordadas" de estos últimos tiempos. Este caso viene a mi mente en estos momentos luego de reflexionar un poco sobre la sentencia que le acaban de aplicar a los comisarios y efectivos de la Policía Metropolitana. El viernes 3 de abril fueron sentenciados -a entre 17 y 30 años de prisión-los comisarios Henry Vivas, Lázaro Forero e Iván Simonovis y los funcionarios de la PM Julio Rodríguez, Erasmo Bolívar, Marcos Hurtado, Héctor Rovaín, Luis Enrique Molina y José Arube Salazar. Reflexiono, porque huelo, sin poderlo evitar, la injusticia que se coló dentro de esta decisión del poder judicial, una decisión a todas luces política y sesgada, que no se compadece con la total realidad de los hechos. Que yo sepa durante los sucesos del 11 de abril, disparó todo el mundo y hay un video famoso de "los pistoleros de puente Llaguno" que estando involucrados representantes del oficialismo en el mismo, no tengo noticias que hayan sido objeto del juicio y sentencia condenatoria como sí ocurrió con los personajes antes mencionados. ¿Dónde está Richard Peñalver?...¿sólo la oposición, según el gobierno, estuvo comprometida en estos hechos?

Llevando mis pensamientos un poquito más allá, en días pasados recordaba que 20 años no es nada y lo sentía de esta manera porque revisaba de una manera rápida cómo transcurrió el tiempo durante este período y me parece que voló, veo a mis hijos como prueba irrefutable de que sí sucedió y mucho, pero igual existe esa sensación de que la vida transcurre demasiado rápido. Pero no creo que éste sea el sentir de los comisarios y efectivos policiales que fueron sentenciados a 30 años, estarán recluidos en un espacio mínimo, ajenos a los aires del libre albedrío, de sus seres queridos, donde el sueño más inmediato por cumplir será poder conciliarlo entre rejas, asfixiados entre la impotencia del encierro y las ganas de hacer tantas cosas. Observo a sus madres, esposas, hijas, a través de la pantalla del televisor, con la máscara de la entereza pero con la aflicción a flor de piel, tratando de librarse del dolor que saben que les acompañará por mucho tiempo y al que no saben cómo eludir...todo triste, muy triste.

Mientras, la indiferencia sonríe, se regodea, se justifica con argumentos que sólo le interesa a ella misma. La justicia viene en un carro de modelo determinado dependiendo de los intereses creados. El juicio de los comisarios entre ires y venires llevaba 4 años hasta la resolución del pasado 3 de abril, y se me ocurre preguntarme....¿qué pasó con el caso de Danilo Anderson? .

La Negra (mi tía paterna) donde quiera que se encuentre, así como tantos otros como ella, aún esperan por esa justicia que se niega a activarse, por esa justicia que debe ser igual para todos, pero que definitivamente por estas tierras de "revolución boliviariana" ni por el carrizo se parece a nada que asome signos de igualdad, equidad.

¡Protesto!: Lo que nos faltaba, pues, ya para lo males que tenemos no podía ser más desfachatada y fuera de todo contexto la invitación que le hizo el presidente Chávez a su homólogo de Sudán en la reciente Cumbre árabe-sudamericana, desafiando así a la Corte Penal Internacional y por lo tanto convirtiéndonos en cómplices de sus fechorías y asesinatos. Desde aquí me uno a las voces que dentro del país, llaman a la cordura del presidente y retire semejante invitación....¡es el colmo!

Comentarios

  1. Me gusta mucho tu blog, nos veremos a menudo, te espero en Manolinvicio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Manolinvicio por tu invitación y por la visita, nos estamos leyendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Querida Sol, yo venía a agradecerte tanto apoyo y tanto cariño, me llega muy dentro, pero es que leo tu post y me quedo helada, sin saber qué decirte, más allá de un los siento y de qué indignación...

    Te dejo un abrazo y mi mano amiga si te sirve de algo...

    Si me necesitas, si crees que puedo serte útil, sabes donde estoy...

    Un beso también...

    ResponderEliminar
  4. Una mano amiga siempre es apreciada, gracias por ofrecerla.

    Muy linda tu visita...gracias mil.
    Saludos y nos continuamos leyendo

    ResponderEliminar
  5. La sensación de impotencia tiene que ser tremenda.Lo siento, espero que en algun momento se haga justicia, aunque eso no os evitará el sufrimiento.Te dejo un fuerte abrazo***

    ResponderEliminar
  6. Hola Solfeliz!

    Hace mucho tiempo no pasaba por tu blog... te tengo en los que sigo, pero no logro enlazar tu dirección para que me lleguen tus actualizaciones.

    En fin, el caso es que lo que nos has contado en esta post, me ha dejado en una especia de shock, producido por el estupor y la trsiteza de tu pérdida. Mi pésame para ti y tus familiares y me uno a tu impotencia, a tu rabia muda, y al dolor de los miles de ciudadanos que pierden la vida por cosas tan insólitas como un poco de metal con un volante.

    Lo de los juicios, bueno, ni que decirte más... he vivido allí, y se lo que es. Me fui fuera por mi hijo, justamente, pero eso no me desliga de ser parte de mi gente.

    Gracias a ti, se que no perderé ese hilo, así que soy yo quien te agradece el que pases por mi blog, y claro que nos seguiremos leyendo, aun cuando la tecnologia no me ayude mucho!

    Te mando un abrazo enorme,
    Este Mar.

    ResponderEliminar
  7. Gracias EL Mar por tu comentario, algún duendecillo tecnológico pulula por alli y esconde la vía para que estemos más a menudo en contacto, pero en fin, se resolverá, lo importante es que me alegra mucho que hayas pasado por aquí.
    Estoy a la orden para esa conexión que necesitas con esta tierra, que sufre pero que tiene mucha esperanza.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora