Alumbramiento

Alumbramiento. 2000


La contracara, el revés de la moneda ...el inicio del camino, la esperanza renovada con el llanto que se escucha después del esfuerzo agotador.

Recuerda la fecha cómo si fuera ayer, fué algo inesperado, el nuevo ser se aventuraba a entrar a este mundo con unas semanas de adelanto, todo empezó con toques suaves, ella no lo podía creer, susto, temor, expectación, alegría, todas las emociones entremezcladas.
El primogénito, el que gradúa, el que comienza a establecer conexiones con la realidad, "el cable a tierra" estaba por llegar. A pesar de dejarse sentir con sus avances espasmódicos, no tiene prisa, ¿dudas de último momento?... imposible, ya no hay retorno, todo el proceso es irreversible.

Siente de repente un golpe súbito en el "canal de la vida" y ya no puede controlar los deseos de sacar de su cuerpo esa carga filial que pareciera resistirse. Alrededor empiezan a correr ...es la hora.
Se ve horizontal, en un sitio de gran luminosidad, con una luz fulgurante sobre su humanidad, el panorama abierto a la persona que espera la proyección humanizada del amor, el mismo que también le sostuvo cuando ella llegó a este mundo ..."vamos tú puedes", "encuentra tu ritmo", "acompasa tu respiración". No estuvo tan sencillo, muy diferente al parto de dos vidas, que tendría unos pocos años después, a lo mejor éste se distrajo un poco en el camino. Es válido.
Llegó finalmente y el llanto vigoroso es la prueba fehaciente de vida. ¡Un milagro!

Afuera se empieza a sentir el caos emocional, el frío le recorre todo el cuerpo, es todo temblor.
Más allá, en las calles de la ciudad, empezó el desorden civil, los saqueos, la destrucción. Su hijo acababa de entrar a un mundo confuso y lleno de contradicciones, a pesar de eso en su habitación sólo había ternura para esa prolongación de su ser.
¡Feliz Cumpleaños! ...persevera en tu futuro.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda