¿Cómo revertir tanto odio?



Lo sucedido recientemente a la familia de Valentina Quintero coloca en el tapete una situación que sistemáticamente se está instaurando en el pais: la anarquía, el desorden y el poco respeto a nuestros semejantes, y lo digo más allá de posiciones políticas. Este discurso de confrontación constante, divisionista y alienante nos ha llevado a un despeñadero de violencia que pareciera no tener fin, para un ejemplo las cifras semanales de caídos a manos del hampa. El caso de los Quintero es una pequeña muestra de lo que sucede en el pais entero, una geografía generosa en paisajes naturales y que hasta hace poquito estaba habitada en su gran mayoría por gente pacífica y luchadora. ¿Qué será de todos aquellos venezolanos en el anonimato que igualmente están pasando por circunstancias similares y no tienen la ventaja de contar con apoyo mediático?
¿Qué pensar de homenajes realizados por este gobierno a personajes de dudosa reputación y que en nuestras mentes son sinónimo de violencia y con una existencia caracterizada por el nulo respeto a la condición humana? ¿Qué información sobre la figura de Manuel Marulanda, maneja la población de Los Bagres en los Valles de Tucutunemo, Estado Aragua, Venezuela, para bautizar a una biblioteca del sector con el nombre de este siniestro personaje? ...la verdad, no lo entiendo. Y esto es un detalle más de los que se agregan a este mar de contradicciones, como yo le llamo a esta revolución chavista, porque continuar denominándola bolivariana es como poner hasta en entredicho la figura del Libertador.

Estoy convencida que la violencia genera ineludiblemente más violencia, así que la pregunta que me hago al inicio de este post no hace más que rondar mi cabeza desde que el discurso y el accionar del poder central se tornó agresivo e irrespetuoso. A nivel general, hemos perdido la empatía hacia las personas que nos rodean, en estos tiempos de tanto avance tecnológico, nos cuesta mucho identificarnos con el sentir de los demás y es una actitud generalizada.

Recientemente compartía con un número de personas, trabajadores todos de una organización empresarial y les manifestaba esta inquietud, mucho celular de última moda, mucho internet, mucho chateo, mucho facebook, pero estamos perdiendo eso que yo llamo esencial en el ser humano como es el sentir. Se nos ha extraviado en alguna parte la necesidad de ser agradecidos ante cualquier gesto amable de nuestros semejantes por muy insignifcante que parezca. Hemos dejado en alguna parte la capacidad de ser considerados y amables ante la angustia e inquietudes que alguien tiene a bien compartir, porque a lo mejor en su ansiedad remotamente espera encontrar en nosotros un vestigio de luz ante los problemas que le agobian, pero lamentablemente siempre estamos como muy ocupados para escuchar o simplemente acompañar. Nos hemos olvidado de dar las "gracias" y de reconocer en el otro cualquier acción cordial hacia nosotros o hacia nuestros seres queridos, simplemente ...vamos en piloto automático.

Esta amnesia que señalo no es nada saludable si estamos convencidos que los grandes desafíos de convivencia futura para el ser humano son impostergables, eso si deseamos seguir viviendo en armonía y en un planeta saludable, por ello es apremiante, la necesidad de volver a una vida más sencilla en pro de preservar nuestro medio ambiente, nuestra casa global. Cuando nos preguntamos el significado de vivir y nos encontramos con tantas disyuntivas, me remito a aquello esencial como es el "ser, hacer y el tener". Siento que no me equivoco al afirmar que le hemos dado un puesto privilegiado al "tener" en detrimento del "ser", nuestro hacer previo y posterior se ha fundamentado en acumular "cosas" que a la larga nos ha nublado la visión generosa del "dar y el compartir" y no me refiero sólo a aspectos materiales sino a nuestros propios sentimientos.

Comparto las ideas de Daniel Goleman cuando señala que todo está en "fijarse", por ello coloco este video que habla de la compasión y cómo es una condición que los seres humanos están convirtiendo en un "valor en extinción".

Daniel Goleman en TED
(el video está en inglés, pero tiene sub-títulos, sólo debes presionar la casilla y escoger el idioma)




¡Qué sensación! ...empezó a sonar la música y se miró a si misma como extraña, ajena. Que todos a su alrededor siguieran sus movimientos era intimidante y exigía creatividad, así que no pudo contenerse más y salió al ruedo, el baile se le hizo tan pero tan fácil que todos a su alrededor decidieron acompañarla. Cuando se está convencida de la tarea todo es más sencillo. Súper agradecida por el ratico, nunca lo olvidará ...¡anclaje asegurado!




Shiny happy people laughing
Meet me in the crowd
People people
Throw your love around
Love me love me
Take it into town
Happy happy
Put it in the ground
Where the flowers grow
Gold and silver shine

Shiny happy people holding hands
Shiny happy people holding hands
Shiny happy people laughing

Everyone around love them, love them
Put it in your hands
Take it take it
There's no time to cry
Happy happy
Put it in your heart
Where tomorrow shines
Gold and silver shine

Shiny happy people holding hands
Shiny happy people holding hands
Shiny happy people laughing

Hey, here we go!

Shiny happy people holding hands
Shiny happy people holding hands
Shiny happy people laughing (4x)

Comentarios

  1. Muchas gracias por estas palabras y los videos.

    A quienes tienen nuestra Venezuela donde está yo les digo
    lo siguiente:
    A pesar de ti

    Una amiga flamenca estaba hablando de un problema que tenía Bélgica y de repente se detuvo y me dijo: sabes? en realidad lo podemos cambiar, tenemos que empezar nosotros.
    Es eso lo que tenemos que hacer, aunque parezca a veces imposible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda