Las palabras



Las palabras llegan y se siente en el medio. Repentinamente entró en un túnel muy oscuro, buscó una luz que le orientara pero sólo sentía como los símbolos la aguijoneaban, en cierta forma de manera desorientada y brusca. Quiso encontrar aquellas que le dieran sosiego, pero sólo encontraba significados de tristeza y decepción.

En un instante se percata que está en el ojo de la tormenta, que simplemente debe estar quieta y esperar que pase. Continuaba el estallido entremezclado, confuso, disperso, sin sentido. Internamente experimentó un desespero, los símbolos comenzaron a agruparse y golpeaban con más fuerza, soldados disparando sin control, proyectiles cuya misión principal era jugar negativamente con los sentimientos.

Pidió paciencia, en lo más recóndito de su ser la solicitó. Sucumbió y trató de defenderse, atacó, envió al espacio algunas palabras que trataran de explicar pero sólo lograba más confusión, enredo, maraña. ¿En qué momento se perdió la serenidad?

Al final no fue escuchada, no hubo consensos, sólo una dialéctica estéril que acongoja, que creó aún más confusión. No es tanto lo que se entrecruzó en el espacio de las voces sino lo que quedó derramado en el suelo.

Pronto esos trozos de acumulación de letras pasarán, se trasladarán a otros espacios, lo importante es no mantenerlos en la mente aunque deseen persistir. De forma simbólica aquí los dejo.

Se abraza al entorno amable, tranquilizador ...existen palabras para ello, sólo debe buscarlas, aunque en este momento estén escondidas.



Comentarios

  1. Poema La Palabra de Néstor Martínez

    He soñado esa palabra…
    que se escapa de mis dedos
    huye de mis labios,
    no llega a mis oídos.
    Entre los sonidos confusos,
    he logrado distinguirla
    entre las voces del pueblo,
    he percibido su presencia
    mas, esquiva mis dedos, labios y oídos.
    He soñado esa palabra…
    la he visto, fugaz deslizarse,
    disfrazada de varios idiomas,
    pero es la misma palabra
    la reconozco aún en las sombras,
    la escucho detrás del muro
    la que se esfuma de las paredes
    la que evade mis dedos, labios y oídos
    He soñado esa palabra…
    prohibida, maldecida, subversiva
    clandestina, excomulgada, mutilada.
    He soñado esa palabra…
    alegre, siempre joven, decidida…

    Es un post realmente hermoso. Un beso

    ResponderEliminar
  2. UUff Sol... no se ni que decirte amiga... excepto quizas, que nunca te rindas: que la lucha con las palabras, siempre, acaba tendiendo frutos.
    Me gusta el post...
    Un abrazo!
    El Mar.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Nieve y El Mar ...qué bueno !! contar con sus comentarios.

    Nieve quedé "sin palabras" con ese poema. Agradecida por haberlo compartido.

    El Mar siempre es bueno saber que estás allí cerquita y claro que sí amiga!, sigo perseverando en esa palabra noble y generosa.

    Muchos saludos y un beso para las dos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora