La persona más importante




Por un momento...
por un instante ....
por un lapso de tiempo tan largo como lo amerite la circunstancia...
por ese espacio que coincidamos ...
serás la persona más importante.
Aprenderemos juntos y eso es toda una bendición.

Piensa por un rato que desea hablar pero algo se lo impide,
desea compartir pero teme que no entenderán,
escucha a las personas a su alrededor y procesa ...pero sigue sin entender.

¿Cómo entender el silencio que se impone? ...¿descortesía?, ¿poca consideración?
Se acepta y ya, a lo mejor no es necesario darle tanta importancia y seguir adelante con los recursos disponibles.

Alguien dijo por allí, que era necesario concentrarse en los gestos de las personas que desean ayudar y no en aquellos gestos esquivos, que no definen pero que se ufanan en la confusión. Sabio consejo.

Hoy lo vuelve a pensar, se ha perdido la compasión, la tolerancia y la empatía. Se siente recurrente, repetitiva, pero no puede dejar de reflexionar en ello. La dinámica existencial de estos tiempos es arrolladora, atropella y en ocasiones, si te descuidas te lanza a la orilla del camino con más interrogantes que certezas.

Nacemos en un punto determinado, nos arrastran desde el infinito, no sabemos cómo ni cuando, de manera simple y con una carga emocional previa, biológicamente dos células se encuentran y se inicia la aventura, no hay chance de consentimientos, sólo al final viajas a través de un túnel y llegas a esto que denominamos mundo.

Vives ... otros por ti seleccionaron el entorno, la manera cómo serás educado ... y sigues viviendo, con tus virtudes, defectos, habilidades, carencias y prosperidades tanto materiales como espirituales, hasta que llega el punto donde debes abandonar el camino. Un camino lleno de vías claras, con mucha luz, que por momentos pueden caer en espacios oscuros y que duelen. Es posible que atravieses desviaciones, atajos, puentes y en el ínterin también debas recomponer rutas.

Hoy desea solidarizarse con el dolor de una familia que conoció de manera circunstancial, pero que llora de manera sensible la pérdida de un miembro importante. ¡Qué frágil es nuestra humanidad!, y a pesar de esto ¡cómo podemos ser tan arrogantes y soberbios en algunas de nuestras actuaciones de vida!

Comentarios

  1. Guao! un post genial sol... me quedo con el final, porque se lo que es esa perdida:
    ¡Qué frágil es nuestra humanidad!, y a pesar de esto ¡cómo podemos ser tan arrogantes y soberbios en algunas de nuestras actuaciones de vida!
    Pues en mi intento de hoy de ser humilde te digo que es uno de los mejores post que he leido. Un honor y un placer...
    Un beso y un abrazo.

    El Mar.

    ResponderEliminar
  2. Somos frágiles.

    Y nos disfrazamos de soberbios.

    Luego el azar o lo aquello que no somos capaces de controlar nos dan una lección de humildad.

    El volcán islandés, por ejemplo.

    O las pérdidas.

    Un beso muy cariñoso, Sol!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda