Si hubiese tenido la oportunidad ...¿qué te habría dicho?


Si lo imposible, lo ilógico, lo que no tiene sentido alguno, lo que refuta a la ciencia, al orden establecido, me hubiese brindado la oportunidad de verte antes del viaje ¿qué te habría dicho?

Te busqué, traté de encontrarte ...no fue suficiente a pesar de lo cerca que estábamos. Me confié, no insistí, erróneamente asumí que el tiempo era abundante en ese espacio que nos distanciaba de noticias, de actualizaciones existenciales, de vivencias.

Me llegaron algunas referencias de tí hace un tiempo atrás y no sé si realmente se ajustan a la realidad, es por ello que prefiero la información de primera fuente y ya no dispongo de ella. Una amiga en común me dió tus coordenadas y te confieso que esa dirección me causó rabia, impotencia. Me resistí a visitarte allí, ¿cómo verte después que emprendiste el viaje? ¿qué sentido tiene?...ya no estás.

Me quedo con la risa, con la melancolía que en ocasiones reflejaba tu mirada, con tus expresiones de búsqueda de ayuda, de apoyo. Busco y busco en mi memoria, los recuerdos se desvanecen. 

Ya sé, ya sé, le estoy dando muchas vueltas y no tienes mucho tiempo más disponible.

En principio, te preguntaría (no puedo evitarlo)...¿encontraste espacios de vida significativos después de cerrar la etapa que compartimos? ¿cómo fue el trayecto, la ruta? ¿emocionante? ¿disfrutaste el recorrido?

No sabes cómo me emocionó que tu madre me reconociera al escuchar mi nombre, pero no pude llorar, no sé, el desahogo me está costando mucho de un tiempo para esta parte, ¿razones? no podría explicarlo con claridad, pareciera que es una característica personal, ¡y tú tan sentimental!, bueno, al menos así te recuerdo.

Agradecida de verdad si dentro de todo ese tiempo que no tuvimos conocimiento una de la otra, me recordaste. Yo lo hice amiga, al menos para mí todos los 14 de un mes diez había una reminiscencia, reconozco no haber prestado atención en mantener actualizado nuestro canal efectivo de comunicación, aún así  la evocación continuará siendo inminente.

Supongo que ahora todo será más sosegado, como bien dijo el poeta Cabral, estás liberada del yugo material, de las necesidades corporales. De repente y dentro de todo este ejercicio imaginativo podría hasta sugerirte que lo ubiques y le eches una visita. Te aseguro que será maravillosa.

D ...llegaste a Itaca, ¿por qué tan rápido? 

....

P.D. No sé que tal es tu memoria, pero viene a mi mente habernos ido a tu casa luego de salir del colegio y me sorprendió la selección musical que tenías en ese momento en forma de unos cartuchos enormes ¿lo recuerdas? Me llamó la atención el material de Kim Crimson (En la Corte del Rey Crimson) y creo que hasta me lo ofreciste para que lo escuchara por unos días. Su tema Epitafio, espectacular, pero no quiero dejarlo como marco, demasiado oscuro para este momento, prefiero a Queen, debes saber lo mucho que me gusta Freddie Mercury y la banda que lo acompañaba (me llegó otro buen recuerdo a la cabeza con la  música de este grupo como fondo, luego te lo cuento). Casualmente estuvo de cumpleaños en días recientes.

Show must go on

Comentarios

  1. Querida Sol...

    Creo, que todos, y no solo tu y yo, sino todos, digo, toditos, damos por hecho o asumimos erroneamente que tendremos mucho tiempo para hacer x o y, y resulta que de repente nos damos cuenta, de que no.

    De que a lo mejor, es siempre hacer lo que apetezca, claro, sin dañar a otros, pero que no debemos dejar para luego lo que quien sabe si podamos hacer.

    No tienes idea de cuanto entiendo ese sentimiento. Aqui, lejos de los que queria, he lamentado muchas veces no haber hecho muchas cosas... pero ni modo. Mientras antes uno asuma (de verdad) que todos, unos primero y otros luego, nos iremos, mejor.

    O al menos, puede que menos doloridas ¿si?. Jajaja.

    Un gran abrazo cielo.
    Mar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda