Buenas Noticias


Estamos inquietos por buenas noticias, de esas que levantan el ánimo y el orgullo nacional. Son demasiadas circunstancias adversas las que nos rodean, la inseguridad ciudadana, la inflación desatada, el conflicto político, situaciones que nos arrinconan, nos aletargan y hasta nos anestesian. No somos ingenuos en esta búsqueda incesante, pero al engancharnos de cualquier aseveración, afirmación o señalamiento sin mayores fundamentos, corremos el riesgo de ser atropellados por la improvisación y la mediocridad.

Acaba de suceder con una noticia que se diseminó como pólvora a través de muchos contactos en la red social de moda. Un venezolano, con título de pregrado en una universidad nacional, es nombrado como el nuevo rector de una importante institución  educativa de nivel superior en el extranjero. Esta institución es referencia en el campo de la investigación y el aprendizaje, cuenta con docentes de reconocida solvencia académica y es pionera en materias relacionadas con la innovación y las nuevas tecnologías. ¿Qué un venezolano sea la máxima directriz de una organización académica como ésta? Sorprendente ¡qué orgullo! ¿cómo fue posible esta designación? Sin mediar mucha acción de por medio, para corroborar la fuente quiero decir, replicamos la noticia con todo el oropel que merece un anuncio de este tipo.

¿Qué pasó? Mayúscula decepción y debo rendirme ante la más burda manipulación de los medios que colocaron esto como noticia caliente, cuando el académico, ni es rector y mucho menos ostenta el cargo que actualmente detenta de forma reciente. En resumidas cuentas, goza de una alta jerarquía dentro de esta institución y colabora con el rector de la misma, en tareas relacionadas a la investigación y al diseño curricular de los programas de estudios. Este venezolano, al menos quiero pensar que todavía lo es, imagino que ajeno a  todo este barullo que se formó alrededor de su figura, podría concluir que ¡caímos por inocentes! sin haber llegado a diciembre.  Aún así, me alegra que  haya podido alcanzar tan alta posición dentro de una importante universidad norteamericana, no es la máxima autoridad como lo pregonaron irresponsablemente algunos medios de información virtuales, y esto no le resta méritos a una hoja profesional que denota amplia experticia en el área que desempeña, calificándolo ampliamente para las responsabilidades que asume desde el año 2005.

Por otro lado, el poder político que nos ¿(des)gobierna? se encuentra instalado en una burbuja ideológica que de manera impune repele críticas, cuestionamientos, sugerencias, orientaciones. Son los nuevos amos del valle y se regodean en ello. Es como una revancha mal entendida, administrada desde el resentimiento que les alimenta. ¿Puede tanto odio mantenerse airoso por tanto tiempo? No tengo respuesta a esa interrogante, las mayorías tienen la última palabra y como brazo ejecutor de la democracia se convierten en sus propios verdugos, ante una realidad que entienden desde las condiciones más desfavorables como es la pobreza, por ejemplo.

¿República o Democracia? ¿qué va primero? ¿se complementan? o ¿están en pugna? 

Ya lo señalé en una oportunidad, el gobierno de turno manosea el término democracia de una forma vulgar, burda. Cuando hablan o vociferan, todos sin excepción son demócratas consumados, comprometidos con las más nobles causas, con una patria que sentencian debe estar en continua emancipación a pesar de que ya cuentan con más de una década en el poder ...¡absurdo! ¿Qué es la democracia? El poder de las mayorías podría afirmar de manera concisa. ¿Es así tan simple? No lo creo, y cada dia que pasa me convenzo más que no es así. Somos seguidores, no ciudadanos. Cuando se ejerce la ciudadanía a carta cabal, el individuo reconoce deberes y derechos. En Venezuela sólo hay derechos, para nuestro imaginario colectivo, el Estado debe ser el gran proveedor, el padre generoso dispuesto exclusivamente a buscarle la mejor salida a todas nuestras penosas circunstancias, no en balde nuestros noticieros ante la desgracia de los más desposeídos, están plagados de ..."Sr. Presidente espero que nos resuelva este problema".

¿Y la República? El imperio de la Ley, es el orden jurídico, es el marco de leyes que establece  los lineamientos de acción, donde la Constitución es la matrona, el manual de procedimientos que orienta a una nación y de la cual debemos ser garantes todos, en especial el Presidente de esta República. ¿Qué sucede actualmente en Venezuela?  Que son estos funcionarios autoproclamados demócratas precisamente los que de manera alevosa la han violentado de una y mil formas ante la mirada cómplice de acólitos y ante la impotencia de los que estamos despojados de poder alguno. Lo repito una y otra vez, en el año 2007 le dijimos NO, a la reelección indefinida, a la centralización, a los cambios del mapa geo-político y por sobre todas las cosas le dijimos NO al militarismo campante y abusivo. Lamentablemente  las aspiraciones de esos venezolanos que superaron en número a la otra alternativa, no gozaron de respeto ni valor y en unos meses fueron pisoteadas a través de la implementación de una Ley Habilitante otorgada al presidente bajo la mirada y accionar cómplice de una Asamblea permisiva y poco crítica.  La virulencia de mantener el poder a costa de la decisión de una mayoría de compatriotas, era la salida benefactora, la del sacrificio del héroe que viola el estamento para convertirse en el salvador de una nación que está confundida por unos apátridas. Que para colmo de males sólo ostentaban una victoria pírrica, pero victoria al fin.

Entonces ...¿qué debo concluir? ¿Democracia o República? Revisemos este relato, supongamos que bajo el principio democrático estamos en un barrio populoso de nuestra ciudad capital. Una gran mayoría de los habitantes persiguen a un malandro, sospechoso de asesinar a una menor en un conflicto entre bandas, una vez atrapado se decide por mayoría que debe morir linchado y así es ejecutado. Conclusión: un delincuente menos.

Ahora, analicemos la situación anterior bajo el concepto de república. Atrapan a este mismo malandro y la mayoría igualmente decide ejecutarlo, ¡ah, pero no tan rápido! Interviene la máxima autoridad policial y exige que el ciudadano goce de un juicio justo. Es así, que es llevado ante un tribunal que de manera imparcial y analizando la evidencia presentada, decide si debe sufrir la pena de muerte o en el mejor de los casos sentenciado a cadena perpetua. ¿Actúan las mayorías? No, porque la decisión en principio es tomada a través de un jurado o un juez, según sea la situación, y ésta debe ser cuidadosamente evaluada antes de ser emitida como sentencia. En este caso, el delincuente está sujeto al designio de la ley. Esto es el fundamento del concepto de República.

Muchos me dirán, ¿Venezuela? ¿Justicia? El Estado de Derecho es una gran falacia. Y yo pregunto ¿qué salida tenemos? ...¿la anarquía? de ninguna manera, porque quienes la promueven son los que al final nos dirigirán. Las leyes pretenden fijarle límites al gobierno de turno y ofrecen mayor libertad a los ciudadanos, no a los seguidores. Si el poder de un gobierno aumenta de manera bochornosa, excediendo los postulados que establece su documento principal, la Constitución, inevitablemente la sociedad sacrificará derechos fundamentales para que políticos ávidos de poder  manipulen y derrochen los bienes del Estado y el propio bienestar de sus ciudadanos.

¿Seguimos cayendo por incongruentes? o nos decidimos  de una vez y sacudimos de nuestra psique el principio del hombre fuerte, por demás militar que debe poner el ¿orden? en todo. En la civilidad está nuestra fortaleza, a pesar de que nuestra perspectiva histórica pretérita indique lo contrario. Como bien lo indica el titular de un artículo que leí recientemente ...¿le tenemos miedo a la libertad?


 ¡Vamos Vino Tinto! Necesitamos esa buena noticia de tu triunfo ante Argentina el día de mañana ...hacia el Mundial 2014 ...más nada.

11/10/11:  Graaaaaaaaaaciassssssss Vino Tinto, gracias mil por esta maravillosa noticia de hoy. Aún cuando sabemos que el camino apenas comienza, estoy convencida que tenemos con qué. ¡Salud!  : )


22/10/11: La actuación de nuestros atletas en los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011. ¡Qué buenas noticias nos han dado en cada una de sus disciplinas! Orgullo venezolano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda