Rapsodia


Imagen: desconocida (tomada del perfil de Lena Yau)

La pensó y quiso saber …

El compañerismo austero y las experiencias compartidas también se aprecian.

-Estoy fuera del país (alcanza a leer en la pequeña pantalla de su desactualizado teléfono celular)
-¡Qué bueno!  …a disfrutar entonces ( hay contentura porque todo está bien)

Pienso  …miro hacia mis adentros. En la mente una breve película para tratar de resumir todo lo que me rodea.
Algo no cuadra, no encaja. Me desoriento por momentos y solo atino a preguntarme  …¿estaré equivocada?

Sin más, evoco una idea leída recientemente en un artículo en la web, Anne Dillard la fuente, María Popova el mensajero  …¿cómo están pasando mis días?
Aparece Séneca  …¿estoy desperdiciando el tiempo?

Algunos, en este momento, tienen el privilegio de desintoxicarse fuera de los límites de este fingimiento llamado país, ya el poeta mensajero incluso duda, que tal calificativo represente todo lo que sucede en esta atropellada geografía.

Puede ser necesaria esa huída momentánea  ...¿cómo le hacemos?

&&&&&&&&&&&&&&&


Imagen: Brandan Gómez


Ayer murió un poeta …¿cuántos más lo habrán hecho?
Cuando un poeta se despide de este mundo, algo en ese mundo se fractura, se quiebra.
Queda al menos su vuelo en las hojas, porque observo un colibrí en la portada de su libro.
No lo conocí, no le he leído …espero hacerlo.
Me quedo con esta declaratoria, con este dejo de vivir. “Versos prístinos” los denomina el mensajero, pureza en su totalidad  …honestidad

Mi escritura me vigila: entre ella y lo que soy
he dejado hondos silencios donde podrán leerme.
Sobre la página vírgen que defiende con fervor
su blancura: voy de lo más distante hasta muy lejos.
Os he dejado, para quien desee seguirme: una borradura

José Antonio Yépez A.


&&&&&&&&&&&&&&&&&&


Imagen: Jane Lehtinen (Finlandia)

Veo a mis hijos y recordé a Mastretta en su libro “La emoción de las cosas”
¿Qué les digo como esperanza?
¿Es razonable pensar en ella en estos momentos?
Yo les obligué a vivir aquí, mi ausencia de riesgo me ancló en estas coordenadas y en esa ancla estacioné posibilidades.
¿Es realmente así?
¿Es esto justo?


&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&


Imagen: Erich Hartman



No todo es seguro, confiable.
La inestabilidad siempre está latente, los tiempos pretéritos compartidos en épocas ingenuas no son el blindaje obligado para la realidad actual que envuelve.
El mal gusto está allí, el egoísmo está allí, la envidia también está allí.
No pude continuar  …a lo mejor soy yo, no los otros  ... la hipocresía me aprisionó.

Simplemente …no encajo.


&&&&&&&&&&&&&&&&


Voy al jolgorio, aunque el país no es el mejor escenario para celebrar, pero no puedo, no debo desconectarme del mundo.
En este momento me inclino por las celebraciones internas, por las del espíritu, las pequeñas reuniones donde las horas pasen sonriendo y la intensidad del momento te mueva internamente.
Hace unas semanas lo experimenté …yo lo construí.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&



Quise comprar un vestido …
Decidí que era mejor esperar …
Busco lo seguro que ofrece un rincón de mi clóset,
antes de salir …prefiero soñar  …lo estoy haciendo.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora