Gerencia de las expectativas y una mirada hacia la elección de gobernadores del 15-O

Imagen: Ordinary Findings Vol 28 - Gio McCluskey


“El reducido sentido de la responsabilidad, la ausencia de voluntad efectiva explican a su vez la habitual ignorancia y falta de juicio del ciudadano ordinario en asuntos de política doméstica o exterior”.
Joseph Alois Schumpeter

Edgar Gutiérrez (EG), conocido analista político y director de Venebarómetro, en una reciente entrevista en el portal digital Crónica Uno, sentenció que “esta será la elección más sucia que hayamos conocido en los últimos tiempos”.   EG no votará en estos comicios por lo que desprenden sus ideas en la mencionada entrevista, ideas que colindan con lo expuesto por Miguel Ángel Campos (MAC) en otra entrevista publicada en un medio digital. MAC es un sociólogo zuliano de larga trayectoria académica para evaluar la condición actual de nuestro país  político  y la situación contemporánea de esa variable ciudadana que por lo general está en deuda, a la hora de asumir posturas cívicas dentro de los desafíos que representa la convivencia bajo la égida de los principios republicanos y de lo que realmente significa el hecho democrático.
   
¿Por qué será “la elección más sucia”? ¿por qué MAC expresa de forma fehaciente “Yo profeso y propago el abstencionismo frente a una democracia que no es beligerante, que realmente no elije, que no se enriquece en la práctica, sino que es una democracia dominguera, digital, que se limita a un protocolo de renovación de poderes y no revisa de fondo lo que es la convivencia   democrática”? Veamos…

La suciedad tiene que ver con desorden, mugre, turbidez, falta de transparencia, hasta insalubridad cabría indicar, pudiéramos entonces asociar estos adjetivos a ese “tiempo oscuro” que vivimos en la actualidad utilizando las palabras expuestas por otro analista político como lo es Víctor Maldonado (VM) en un interesante ejercicio de debate y diálogo con otros dos intelectuales de estas lides, como lo son Erik del Búfalo y Oscar Vallés. Este ejercicio fue publicado en otro conocido portal digital donde VM explica que la incertidumbre, el caos, la destemplanza y la ambigüedad  son moneda corriente en estos tiempos tan mengüados para nuestro país. Volvamos a la suciedad y es cierto, todo lo que gira alrededor del escenario electoral para el evento del 15 O lo cubre un manto que no huele bien. ¿Cómo el gobierno refrendará a esos 8 millones de votantes que sustentan a la fraudulenta asamblea nacional consituyente? 

Por otro lado MAC indica que falta beligerancia en la democracia venezolana y esto atenta contra esa revisión urgente que necesita nuestra convivencia política.Luego de lo expuesto y luego también de haber leído información variopinta en la forma de mensajes directos a través de las distintas redes sociales, artículos personales de gente conocida o la opinión general  que pudiera escucharse a través de un popular programa matutino de radio, lo tengo muy claro…iré a votar. Una decisión que tomé incluso cuando estábamos a pocos días de la debacle del 30J, Smarmatic ya había denunciado el fraude constituyente y Ramos Allup jugaba a posición adelantada. ¿Por qué esta decisión? ¿Cómo ir a votar si el ente comicial es un “pillo” como bien expresa MAC? ¿Cómo asistir a un acto electoral cuando acabamos de atravesar más de cien días de inhumanidad donde asesinaron a un poco más de una centena de venezolanos, la mayoría jóvenes con todo un futuro por delante? ¿Cómo ir a elecciones de gobernadores cuando no ha habido tiempo para el duelo, para la revisión de todo lo que ha sucedido? 

Antecedentes

¿Cómo llegamos a este momento histórico? 

Y aquí cobra fuerza el término de EG “gerenciar expectativas”. La acción de gerenciar está muy asociada a la administración, la gestión, el aprovechamiento y uso de recursos e insumos. Las expectativas son esperas que al complementar esa gestión, orienta a manejar de forma anticipada recursos (tiempo, información) que sustenten esa espera y el manejo en este caso debe contar con niveles de coherencia y racionalidad. Esto no se trabaja bien a nivel de ciudadanía, se cree cualquier cosa dicha ya sea de parte del gobierno o de la oposición, no se indaga, no se profundiza, no se contextualiza.

Considero que desde el 2015, con los resultados del 6D, no hubo una adecuada gerencia de expectativas ni para el oficialismo ni para la oposición. Para el gobierno porque su carácter autocrático y totalitario le ha obligado a develarlo en toda dimensión posible, los movimientos realizados desde ese momento histórico colocando al TSJ como el verdugo legal de la injusticia, demuestra que perdieron cualquier apego a las mínimas formas que pudieran aparentar una democracia rudimentaria. La condena internacional que se resistía a manifestarse de manera contundente, ha tenido que estallar dados los acontecimientos de los últimos meses.

Por el lado de la oposición, no hubo una estrategia política clara para enfrentar este escenario abusivo y de ilegalidad consecuente. Se enfrascaron en la legislación de marcos regulatorios que no tuvieron el impacto necesario en los objetivos que se perseguían. Ramos Allup al asumir la presidencia de la asamblea llegó a declarar que Maduro prácticamente estaría fuera del cargo en el momento que la bancada opositora asumiera el control de la Asamblea Nacional. No fue así, haciendo mella en las expectativas  de muchos.

Siguiendo en el lado de la oposición y sus actuaciones en el ente legislativo, descuidaron la puesta en marcha de todas aquellas acciones prometidas durante la campaña electoral (nuevo TSJ, nuevo CNE, organización inmediata de acciones efectivas para una transición en el poder, cambios sustanciales en la forma cómo se administraba el poder de acuerdo al marco constitucional). El terreno sensible del referéndum revocatorio del 2016 fue abonado con tímidas propuestas que no terminaban de encajar, el país observaba cómo pasaba el tiempo y los lapsos para la recolección de firmas transitaba en una suerte de cuenta gotas que desesperaba a todos.

En este contexto el CNE demostró todas las argucias posibles para retrasar los procedimientos establecidos en este caso y que afectaban a esa recolección de firmas, horarios restringidos en los centros electorales, pocos días disponibles para que los votantes estamparan las respectivas rúbricas, centros insuficientes para atender al padrón electoral de las distintas regiones, en fin realmente era despreciable toda la situación que allí podía palparse.

Se llega entonces al 1 de septiembre de ese año con una movilización importante de personas del interior del país hacia la capital. El ruido de la inconformidad tronaba en el asfalto de Caracas y en las voces de los que se oponían y aún se oponen a tanta ignominia. Caracas no era solo la capital de la República, la ciudad se convertía en uno de los escenarios más estruendosos para hacerle ver al gobierno que había firmeza y decisión para el referéndum revocatorio. Entonces sucede lo que nadie se esperaba…

Llega el balde de agua fría a finales del mes de octubre de ese mismo año. Un simulacro de diálogo mal implementado y precariamente mediado, donde la Iglesia intervino para apaciguar esa fuerza opositora que prometía encontrarse en el Palacio de Miraflores a principios del mes de noviembre. No hubo caso, en los días que se sucedieron el país es presa del marasmo, el desencanto está a la orden del día, el gobierno se siente empoderado y apoyado para seguir en la estrategia del apabullamiento a la asamblea  rebelde y en marzo del 2017 a través de dos desafortunadas sentencias (155 y 156) le resta sus competencias. El plato estaba servido para encender la calle de la protesta nuevamente, el grito de la dirigencia opositora pretendía retumbar una y otra vez con la finalidad de despertar a esa fuerza de la ciudadanía que se miraba a sí misma completamente anulada. La anomia era un trago amargo que todavía causa indigestión.

Llegamos entonces a los más de cien días de protestas del primer semestre de 2017. Cuatro meses signados por la violencia, la infamia y el oprobio de un poder que se develó aún más en lo que es y representa…una tiranía feroz, que no escatima en esfuerzos para lograr su único objetivo: perpetuarse en el poder. Esos días de protestas, con el saldo lamentable de ciento veinte connacionales asesinados no es más que la prueba de que el régimen pretende manipularnos a su voluntad, es por ello que confunde, crea laboratorios mediáticos para difundir información que reste en las fuerzas opositoras, instala una fraudulenta asamblea nacional constituyente (anc minúscula, microbio), con el objetivo firme de crear desesperanza, desasosiego, amilanar la fibra que nos mueve a la rebelión. Y lo lograron…

El 31 de julio, la Venezuela digna nuevamente amanece postrada, humillada al presenciar el bochornoso resultado de un proceso comicial que a todas luces demostró que al poder poco le importaba ni siquiera el clamor internacional ante un evento fraudulento, orquestado desde la más estrepitosa ilegalidad y sustentado en una ilegitimidad que desdice a la república y a la democracia. El frente opositor no colaboró mucho en canalizar ese descontento, el periodo vacacional, sí hay que decirlo, los periodos de asueto no apoyan la protesta, asì ha sido siempre;  las muertes violentas de 16 venezolanos en un solo día, el día de la elección de la fraudulenta constituyente, la saña para apresar a opositores relacionados con la MUD y el evento del 16J por ejemplo, así como las escenas francamente dolorosas de las condiciones como fueron privados de libertad estudiantes de nuestras principales casas de estudio universitarias, le restó animosidad al sentir de esa protesta que es necesario sea sometida a escrutinio de la historia cuando haya la oportunidad. 

En otro orden de ideas, la precariedad de los mensajes de la unidad democrática opositora (MUD) por esos días (todavía se mantiene), no contribuyeron en nada a la causa de entender por qué se iría a unas elecciones regionales teniendo estos acontecimientos tan frescos. Particularmente no alcanzaba a comprenderlo en ese momento, de manera terca buscaba y buscaba información que ofreciera justificación a todo lo que sucedía y solo encontraba voces dispersas en algunos dirigentes de la MUD, que de forma desarticulada crearon más confusión y enrarecieron el panorama político del sector opositor.

Iré a votar.-

Luego de leer muchísimo, de escuchar otro tanto, de observar a la oposición, al oficialismo, a mis vecinos, a mis colegas de trabajo, a mis estudiantes, a mis hijos, a mi familia, me doy cuenta que quedarme en casa ese día no ayudará a ofrecer algo tangible. Entiendo a todos aquellos que decidieron no hacerlo, la afrenta es enorme, la decepción también, solo que esta es una carrera de largo aliento y no debe desaprovecharse cualquier oportunidad para demostrar un resultado. Es necesario superar el inmediatismo de las cosas, la organización es fundamental y tal como lo vaticinaba EG, el poder ya está moviendo sus piezas para hincar más en la llaga de la decepción, la no sustitución de candidaturas en la boleta electoral y la reubicación de centros no son más que síntomas de ese fastidio que les ocasiona, ahora que no son mayoría, orquestar un evento comicial. 

En este tema de las reubicaciones de centros electorales a último momento, el poder ilegítimo demuestra su desfachatez y desprecio a los ciudadanos, es ratificar lo expresado con anterioridad, cuando no existe respeto alguno a las formas democráticas, porque ¿cómo es posible que un acto tan cívico como es el ejercicio del voto, sea confinado a un cuartel, a un espacio donde solo se manda y se obedece? ¡Cuánto es necesario construir en lo que respecta a nuestra civilidad! Y pensar que en algunos países sus procesos eleccionarios pueden ser días durante la semana o hasta pueden enviar su voto por correo.

¿Cuál es el candidato?

El candidato que representa a la oposición en mi estado no es el candidato que satisface mis expectativas, lo reconozco y lo tengo claro. Voy con un pañuelo, mi voto es un acto de resistencia aunque suene contradictorio, pararme frente a la urna que recogerá mi voluntad, trasciende a la figura de ese candidato. Mi voto simboliza otra cosa en este momento, es aportar en una cifra que justifique porqué salimos a protestar en esos cuatro meses tumultuosos, que numéricamente superamos a las fuerzas del mal que representa este oprobioso gobierno.  Que al poder instituido lo cobija una importante ilegalidad aderezada con una punzante ilegitimidad. ¿Equivocada? Es posible, no tengo la verdad absoluta en las manos, nadie la tiene y es el debate el llamado a ofrecer perspectivas de comprensión de estos tiempos tan aciagos que nos ha tocado vivir. Busco en todas partes gente-lámpara, sin embargo no encuentro opción más gráfica de nuestro descontento que manifestarnos masivamente en los centros electorales.

Por cierto …pienso en el 16 O ¿qué haremos más allá de esperar unos resultados que muy probablemente no se ofrecerán de forma diligente? ¿cómo hacemos para que la intelectualidad que no votará por expuestas razones convierta su protesta en acción viva que ilumine a la gente que se identifique con sus ideas y se promueva un gran frente que desafíe al mainstream (incluyendo a los dirigentes de oposición) político? La pregunta vale para todos, tanto para los que voten como para quienes no lo hagan. Me resisto a mirar la democracia en mi país solo desde una perspectiva electorera, la democracia es mucho más que eso y el concepto republicano es el marco perfecto para ahondar en ello.

Puntos adicionales a considerar: autoritarismo competitivo, democracia competitiva 

Referencias:
1) “Esta será la elección más sucia que hayamos conocido en los últimos tiempos” [http://cronica.uno/edgard-gutierrez-eleccion-sucia-hayamos-conocido-ultimos-tiempos/]

2) Radicalismo en diez rounds, por Víctor Maldonado, Erik Del Bufalo y Óscar Vallés [http://runrun.es/uncategorized/327481/radicalismo-en-diez-rounds-por-victor-maldonado-erik-del-bufalo-y-oscar-valles.html]

3) [Intelectuales frente a las Regionales]: Miguel Ángel Campos: “Estoy cuestionando al electorado, que es pasivo, que se limita a cuidar los votos no a cuidar la democracia” [http://elmaracaibeno.com.ve/blog/2017/10/08/intelectuales-frente-a-las-regionales-miguel-angel-campos-estoy-cuestionando-al-electorado-que-es-pasivo-que-se-limita-a-cuidar-los-votos-no-a-cuidar-la-democracia/]

4) SCHUMPETER Y LA DEMOCRACIA COMPETITIVA [http://navarth.blogspot.com/2015/05/schumpeter-y-la-democracia-competitiva.html]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Vividora

Puentes como liebres