Otro inicio

Estoy empezando una aventura paralela con este blog. Ya de un tiempo para acá era necesario hacerlo. Sólo que se estaba convirtiendo en una decisión que se posponía una y otra vez. Era como resistirse al hecho de que pueden existir dos campos de ideas.
En este sitio pretendo exponer mi versión de la realidad, esa que me circunda y me asalta constatemente en mis pensamientos, puede ser linda como grotesca, puede ser trascendente como vana, pero el punto es que independientemente como sea, me afecta y para mí puede convertirse en una necesidad, colocar en algún lado todo aquello que me inquieta.
La realidad que me circunda en este momento, de manera general, no es todo lo amable que yo quisiera, pero no tengo la intención de plasmarla ya de una a través de un hecho específico en este primer escrito. Este espacio al menos se salva de amarguras e infelicidad.
Nuevamente fuí en busca de mi amigo Lansberg y pedí consulta, me regaló un escrito: Desandar la vida, algo así como "mirar hacia atrás" pero sin anclarse, esto es muy importante aclararlo, porque no es la idea quedarse estacionados. Textualmente: Conociéndome mejor, comprendiendo más a fondo los efectos y presiones de mi circunstancia, puedo además aceptarme como quién soy (o por lo menos quién pienso que soy), lo cual paradójicamente, es un sine qua non para seguir atendiendo a mi sempiterna necesidad de seguir creciendo.
Ahora me pregunto...¿Qué es mi circunstancia?. Es la realidad que me rodea, cómo me afecta y cómo reacciono en consecuencia, de qué manera incide en mis decisiones, en mi proceder en un momento determinado. Me encanta la expresión "necesidad de seguir creciendo", eso para mí es vital, mejorarme, valorarme desde el punto de vista de mi humanidad en búsqueda de mejores espacios sociales, donde expresarme con mis semejantes de una manera humilde y tolerante. No es tarea fácil en vista de la ya conocida complejidad del ser humano, pero vale la pena intentarlo. En este sentido soy una optimista empedernida y aunque sufra decepciones sigo intentándolo.
Cito textual de nuevo: Solemos volar como por instrumentos. Sin estar claros de quiénes somos, ni de lo que está pasando a nuestro rededor. Bien dicen los chinos que cuando las cosas se conocen con exactitud, es porque se está mal informado...
A estas alturas de mi vida no doy nada por sentado, he aprendido a valorar muchísimo mi fuero interno, es cómo ese impulso que me llena y me obliga a continuar, a pesar de las dificultades y obstáculos del camino. Es maravilloso reconocer que se es débil en ocasiones y que nuestra fortaleza precisamente está en darnos cuenta de ello.
Quiero con este primer post celebrar lo que llevo de vida, mis sentimientos, mis afectos, mi ser. Agradecer a todas aquellas personas que me acompañan en este ciclo de mi vida apoyándome, siendo soporte...queriéndome y a los que estuvieron en etapas pasadas pero que dejaron huellas, no importa si fueron negativas, porque de ellas también aprendí...
Fuente de las citas: Lansberg Henríquez, Iván (2003). Incursiones Alma Adentro. Caracas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda