Lo mejor de lo mejor...



Efectivamente, acaba de finalizar en Londres el último torneo dentro del calendario ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) para este año. Sí, no hay para dudas, concentró a lo mejor de lo mejor dentro de esta disciplina deportiva, donde se clasificaron los ocho primeros posicionados dentro del ranking que maneja esta asociación.

Me encanta el tenis y lo sigo con pasión. Me siento afortunada porque la señal televisiva de cada uno de los partidos haya llegado en vivo a través del servicio por cable y haber apartado un poco de mi tiempo para disfrutarlos en su gran mayoría. ¿Quiénes estuvieron este año?. Abre la lista el más que admirado Roger Federer, escoltado por Rafa Nadal, Novak Djocovich, Andy Murray, Juan Martín del Potro, Nikolay Davydenko, Fernando Verdasco y Robin Soderling, éste último desde la posición de suplente (ocupaba el puesto 9 en la tabla) saltó a la de jugador activo cuando Andy Roddick declinó jugar por problemas físicos.

Estoy consciente que no soy periodista deportivo ni mucho menos, pero me voy a permitir realizar una breve reseña de cada jugador y cómo aprecio el juego que desarrollan desde mi posición de espectador.

Robin Soderling: Jugador sueco. Un iceberg, pocas emociones, gran tamaño, avances importantes en el desarrollo de las jugadas mientras arma un punto, potente juego. Transmite mucha frialdad y este año fué muy productivo para él desde que derrotó a Nadal en Roland Garros. Le agregaría un poco más de calidez a su mirada. Fué eliminado en semifinales del torneo.

Fernando Verdasco: Español. Mucha energía, rapidez en los golpes, desequilibrios constantes por su condición de zurdo. Pierde la concentración con facilidad y se apresura en ocasiones cuando se trata de puntos importantes, que incluso pueden costarle el partido. Jugó encuentros intensos, al límite, pero no pudo salir victorioso en ninguno de ellos, faltó ese "extra" que marcara la diferencia. No superó el round robin (todos contra todos).

Nikolay Davydenko: Me gusta mucho cómo se maneja en cancha este jugador ruso. No es expresivo y muy comedido en cada uno de sus partidos, pero tiene un dinamismo en pista envidiable. Se mueve con gran agilidad, de hecho le llaman "la pantera rusa", ya que se nota que ha trabajado mucho sus piernas en aras de garantizar desplazamientos constantes y efectivos en la búsqueda de la pelota enviada por el contrario. Estoy de acuerdo con un comentarista de esta disciplina cuando compara sus movimientos a las de un esquiador en búsqueda del balance corporal. Fué el gran triunfador. Merecidísimo, después que ayer eliminara del torneo al número 1 del mundo Roger Federer.

Juan Martín del Potro: Jugador argentino, de gran estatura y proyectando siempre una gran humildad y bonhomía cada vez que le entrevistan. Reconozco que no es de mis jugadores favoritos y cuando comenzaba en el circuito no le dí mucho chance de que se colocara en la posición que ostenta, creo que sus casi dos metros de humanidad van en contra de una disciplina que constantemente te obliga a estar agazapado y con una excelente movilidad, pero bueno, toda regla tiene su excepción y este chico ha logrado alcanzar el sitial que ocupa a fuerza de constancia y dedicación. Uno de sus logros dentro de esta contienda fue haber superado a Roger Federer en uno de los partidos del grupo y sólo fue desbordado por el campeón reinante Davydenko. Buen torneo para él.

Andy Murray: Inglés, escocés para más señas, flemático y en ocasiones demasiado frío, una frialdad que va más allá de la dureza de la mirada, y que puede manifestarse en sus gestos y ademanes. Jugaba en casa, así que el compromiso era relevante, pero no logró acumular el trabajo necesario en cancha para acceder a las semifinales. Fué eliminado a último momento y de manera matemática, a pesar de haber ganado dos de sus tres partidos. Su juego no es espectacular, pero tiene un gran juego defensivo (desespera al contrario y a quién lo ve), muy inteligente en su estrategia de contención.

Novak Djocovich: Uno de mis jugadores favoritos. Serbio y con gran carisma. Puede demostrar cierta desesperación en cancha cuando el juego no le está a favor, pero goza de golpes potentes y desequilibrantes. Celebra las buenas jugadas del contrario y no escatima en exteriorizar sus emociones cuando la situación así lo amerita. Lamenté que quedara eliminado en el round robin, siempre es un gusto verle jugar, pero al final, tampoco acumuló los puntos necesarios para llegar a instancias definitorias. Junto a Davydenko y Murray ha sido uno de los jugadores más consistentes de la temporada.

Rafael Nadal: La furia española. No tiene un juego que cautive, desde lo técnico quiero decir, pero no puedo dejar de reconocer su actitud siempre positiva en cancha (aún cuando esté perdiendo...y feo) y no da por perdida ninguna pelota, sale a buscarla cómo si dejara la vida en ello. La gran decepción del torneo, no pudo ganar ningún partido, ni siquiera un set (increíble) y la frustración personal debe ser grande. Las lesiones y un conflicto personal, se confabularon en un año poco atractivo para un tenista de su talla, perdiendo el número 1 de la tabla y algunos partidos importantes en torneos emblemáticos de la ATP. Debe "amueblar" bien su cabeza nuevamente de cara al compromiso que tiene con la Copa Davis en unas semanas (España se juega la final con República Checa) y para el nuevo calendario del 2010 donde inicia defendiendo su posición de campeón en el Grand Slam de Australia.

Roger Federer: No lo niego, mi jugador favorito. Este suizo a pesar de su temple frío y poco expresivo, ha sabido ser el ejemplo viviente de cómo se va construyendo una leyenda deportiva. Está en el debate si desde ya debe considerarse como el mejor de "todos los tiempos", no sé, si es temerario desde ahora catalogarlo así, pero puedo asegurar que sí es el mejor de este tiempo, ya que lleva dominando la escena tenísitica por un poco más de seis años, tiempo donde ha pulverizado récords y registros de otros jugadores. Si debo definir su juego, sólo diría que se conjuga la elegancia con un gran dominio de la técnica. Sus problemas de movilidad (sobre todo hacia los costados) es una situación a resolver, aunque puede compensar este detalle con inteligencia, golpes potentes y bien colocados. Es un lujo ver cada uno de sus juegos, y sería un sueño tener la oportunidad de verle en persona. Este año recuperó el número 1 del mundo y fué eliminado del torneo por quién sería más tarde el campeón: Davydenko

Felicitaciones a todos por tan buenos ratos ofrecidos compartiendo su talento y técnica. Dios mediante nos veremos el próximo año.

Mis respetos a todos los que participan en el circuito y que igualmente dan lo mejor de sí por destacarse y surgir. Forman parte de un mundo exigente y muchas veces frustrante, pero igual se les agradece el trabajo que realizan en la cancha.

Sólo me queda ligar que los Tigres de Aragua ( no andan nada bien) puedan realizar el trabajo necesario que queda de resto de temporada para que puedan una vez más llegar al round robin de nuestra pelota profesional... ¡Vamos Tigres, vamos!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda