Sol y Lluvia


Iba en la vía, cualquier vía, y súbitamente el cielo comenzó a llorar...
pero...¿cómo? ¿por qué?
El sol derrocha luz, pensó, e inmediatamente a través de la ventana trató de encontrar afanosamente a las nubes indiscretas.
Un manto gris reta al astro Rey con empeño inusitado...¿será que su luminosidad hiere, quema y necesita ser neutralizado?
La tristeza de los algodones grises duró poco, los rayos solares emergieron victoriosos, aún cuando no pudo divisar el arcoiris.
Y así sin más, la vió, reflejada en el espejo de su mente...
¿Quién eres?...no sé, alguién que se atrevió a sentir más allá de su mundo conocido.
Nuevamente la observó, alzaba la vista como reconociendo el paisaje que tenía a su alrededor. Inmediatamente le comentó que el cielo estaba particularmente hermoso. Es que el cansancio del sol obligaba al espacio a jugar con los colores del atardecer y las nubes bailaban un vals de formas y matices...recordó un paisaje de su infancia, en el carro de su padre y se sintió niña de nuevo.
¿En qué momento transcurrieron tantos atardeceres?



Comentarios

  1. Hola Sol, es maravilloso venir a visitarte porque siempre nos cuentas algo hermoso, lleno de sentimiento y sensibilidad. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola sol, paso a leerte y saludarte. Esa pregunta, "¿En qué momento transcurrieron tantos atardeceres?" es de lo más bello que he leído últimamente...

    Te doy gracias por el comentario que hiciste sobre mi texto, en pocas palabras pusiste de manifiesto todos los errores que de alguna forma yo ya intuía...lo he retirado y pienso corregirlo en lo posible.

    Como siempre un abrazo!
    Sluagh

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda