Hablando de patria ...

"La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodípticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que no importa donde estemos, existe un hogar al que podamos volver."

Mario Vargas Llosa
Parte de su discurso al recibir el Premio Nóbel de Literatura 2010


El escritor peruano Mario Vargas Llosa, a pesar de que generó reacciones encontradas por su reciente galardón en el mundo de las letras, esto no le restó mérito alguno a una obra prolífica que es referencia dentro de la literatura hispanoamericana. En ocasión de recibir tan prestigioso premio, se vistió con el mejor traje de palabras que podría exhibir para una ocasión como ésta. Realmente, pese a quién pese, ofreció un discurso memorable, cargado de una emocionalidad transparente y lleno de esa tibieza familiar que regocija. Es por ello que extraje especialmente el párrafo que inicia este post y que viene dando vueltas en mi cabeza desde hace unos días.

La foto que encabeza este escrito es parte de mi historia,  es parte del inicio que conozco, ese comienzo que está lleno de relatos que se pierden en el tiempo, que me gustaría mucho reconstruir semejante a un rompecabezas de miles de piezas que se encuentran desperdigadas y que a lo mejor no serán fácil de ubicar dentro del plano real. Entonces aparece la loca de la casa con su trabajo creativo y empieza a imaginar cosas, escenarios posibles, hechos alternativos para algunos relatos inconclusos.

Recuerdo a mi bisabuela como una mujer menuda, el pelo larguísimo, canoso, lo enrollaba en una peineta de carey cerca de la nuca, nunca le conocí otro estilo de peinarse. Me asombró una vez estando enferma que lo dejó libre, sin ataduras, pensé que todo ese río de cabellos podía caer fuera de la cama y desperdigarse por el suelo cual suerte de Rapunzel dejando a merced de otros el destino de tantas hebras sin orden.  Era inquieta, muy inquieta, podía darnos lecciones de positivismo a todos, su energía era inversamente proporcional a su estatura. Sólo recuerdo haberla visto en cama, muy enferma, una sola vez, pensé que se despedía, pero no, retó a la maluqueza del cuerpo y se levantó con  mucha más fuerza.  Paradójicamente, a sus 82 años, un automóvil par de años más tarde fue el causante de su reposo eterno. Supongo que se descuidó y hablo de suposiciones porque nunca supimos realmente la verdad. Sólo se nos dijo que tratando de cruzar una céntrica avenida,  fué golpeada sin derecho a pedir reconsideración por su posible despiste, si es que lo hubo. Testigos en la escena del accidente afirmaban que el vehículo portador de tan nefasta tarea, en su intento de burlar la luz roja del semáforo, aceleró y se llevó con este arrebato una vida que todavía repartía "correazos" de vez en cuando. Ni siquiera la auxilió, la fuga era más conveniente.

Es así que mi patria es mi bisabuela, esa mujer que acabo de recordar, una mujer humilde, que tuvo dos hijas, que decidió no parirle a más nadie después de dos desencantos amorosos, la que quedó huérfana de madre con apenas 9 años de edad y con 8 hermanos por cuidar. Con un padre oriundo de las Islas Canarias, agricultor, sencillo, trabajador, que se sumió en el dolor más profundo ante la pérdida del amor que renunció a las comodidades de su familia de origen, por seguirle. No lo soportó, decidió dejar al cuidado de comadres y vecinos a los pequeños para irse y no mirar atrás. Mi bisabuela, la mayor, observó con dolor como cada uno de sus hermanos eran separados de su lado, no podía hacer nada, la edad cronológica no le ayudaba en el objetivo de tenerlos todos a su cuidado. De esta forma su vida fue estar sola, sin querencias familiares cercanas, sin el abrigo de ese hogar al que se vuelve, como expresa Mario Vargas Llosa.

Mi patria no tiene nada que ver con héroes, ni guerreros de uniforme, con porte desafiante y llenos de soberbia en la mirada. Tampoco es el espacio geográfico donde se prentenden imponer  leyes que pretenden reducir espacios de expresión ciudadana, amedrentar al que no es sumiso a una consigna, atropellar al que disiente. Mi patria es mi familia, mis amigos más queridos. En cada uno de esas personas he dejado algo de mí y por supuesto que de ellos he tomado lo mejor para seguir adelante. Algunos forman parte de mi génesis, otros en tanto han contribuido en mi florecer como ser humano, en mi aprendizaje permanente. Son mi equipo docente y no tendré vida suficiente para agradecerles.

Mi patria es esa playa a la que vuelvo cada que vez que la tengo en la mente. Es ese atardecer lleno de nostalgia por un día que acaba pero que me reconforta con una luna inmensa que ilumina los espacios más recónditos de mi ser. Es el sol que se asoma cada día por mi ventana tratando de purificarlo todo, conjurando todo mal, todo odio, todo resentimiento.

En esa patria no me siento extranjera, ajena, marginada. Es el inicio y el todo de mi vivir. Son mis recuerdos, mis querencias, mi sentir. ... Allí nunca seré invisible.

Comentarios

  1. (Glup), que hasta se me ha hecho un nudito en la garganta... vaya sol, te ha quedado estupendo... hacía años que no recordaba a Montaner!. Me quedo con "Mi patria es mi familia, mis amigos más queridos". Afortunadamente, hablo con ellos casi a diario, y hacen que la nostalgia sea más llevadera.
    Un abrazo!
    Mar.
    PD: Que bárbara tu bisabuela! mujeres así hacen que uno se centre en la vida, y vaya por ella, con esa firmeza, esa fuerza y ese amor que está por sobre todas las penurias.

    ResponderEliminar
  2. Deseo que este año que comienza te regale todas ellas!!!!!!!!!

    Tres cosas irrevocables para la Vida son:Tiempo…Palabras…y Oportunidades

    Tres cosas que no debes negarle a tu Vida son …Serenidad …Honestidad …Y Esperanza …

    Tres cosas que son tu Elección …Tus Sueños …Tu Exito …Y tu Destino …

    Tres joyas que se tienen en la Vida son…Amor …Autoestima …y Verdaderos Amigos …

    Buen año 2011 para ti y tus seres queridos !!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, gracias, muchísimas gracias por estar aquí, Mar, Abuela y Kepler. Me siento afortunada por ello. Nos seguimos leyendo. Saludos Y felicidades!!

    ResponderEliminar
  4. Llegué de casualidad... lindo texto, como varios otros del blog.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Agradecida por esa casualidad y por leerme.
    Saludos igualmente para tí.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda