Palabras en cautiverio II



"La labor filosófica es en realidad
un trabajo sobre uno mismo, sobre
la forma cómo vemos las cosas
y lo que uno espera de ellas."
Wittgenstein

Quiero regodearme ...solazarme, entusiasmarme ...regocijarme en el don de la palabra escrita, mostrar lo que digo en mi mente. El asunto está en cómo conciliar ese mundo lógico con ese mundo místico, a final de cuentas, el silencio, como bien dijo el poeta Cerati "no es tiempo perdido".

La ciencia se vale de esa mostración lógica del lenguaje para circunscribirse en sus límites, cuando pensamientos e ideas no encuentran traducción adecuada en el código de símbolos, simple y llanamente  quedan vagando en los laberintos de la mente. Es entonces una verdad sencilla que todo aquello que no ve luz al exterior, no puede ser susceptible de análisis por parte de terceros. El mundo interno puede ser todo un desafío para todo aquél que aprecie su importancia.

En una oportunidad alguien me dijo que viajar, traspasar las fronteras cotidianas de vida, con la finalidad de conocer nuevos paisajes, nuevas culturas, otras personas, otro modo de vivir, puede ser una experiencia maravillosa no por el hecho mismo del viaje sino por la degustación posterior. Cuando retornas a tus coordenadas de orígen el sabor de la experiencia vivida te acompaña de manera permamente,  desde una perspectiva sugerente y evocadora. Las oportunidades que he tenido de hacerlo han sido estupendas y desde los espacios recónditos de mi memoria tienen un lugar, gusto y hasta  color especial.

¿Qué sucede en el viaje al mundo interior? El itinerario puede que no sea planificado con antelación, a pesar de ello y desde la misma improvisación, la experiencia puede ser muy gratificante. Reflexionar acerca de tu propia experiencia sensorial diaria, tus afinidades cognitivas, tus paisajes preferidos dentro de tu propio universo mental, es maravilloso. Es aquí donde puede tomar forma la sentencia de Wittgenstein "...y de lo que no se puede hablar, hay que callar".

¿Cómo se operacionaliza desde la visión de este filósofo, la totalidad de hechos que conforman el mundo? a través de la figuración. Figura y figurado ...pensamiento y mundo. "Figurar es representar en el espacio lógico los hechos del mundo" (1)

Entonces, el objetivo principal del lenguaje es figurar el mundo, donde el pensamiento supone un paso intermedio ¿por qué? Aquí hasta podría intervenir Platón y su mundo inteligible o el innatismo de las ideas de Descartes ¿es posible? Las traducciones por lo general no reflejan en su totalidad el significado primigenio, el lenguaje en ocasiones puede ser un disfraz de las intenciones originales, para Wittgenstein, "el pensamiento es la figura lógica más radical de los hechos" (1) ¿Es posible que pueda ser develado en todo su esplendor? Dependerá de las circunstancias que rodeen exhibir lo que se dice.

Pintura: Bego Intxaustegui "Fragmentos"


Salida ...

(encontré estos pensamientos, un poco lisiados, a pesar de ello ...pidieron ser mostrados)

Pedazos, trozos de algo,....¿ que estaba completo?, no lo sabe, a lo mejor esa realidad no es totalidad. Están regados, desperdigados...

La mente se quedó en blanco súbitamente, había la intención de procesar mucha información, pero sólo entraban medios conceptos dentro del cerebro. Demasiada densidad...las ideas nóbeles se apropian de su visión de mundo y experimenta una sensación nueva, de repente le atemorizó que la vida no alcance para todo lo que está afuera por procesar, pero así será, no es posible detener la máquina del conocimiento, de las innovaciones positivas, creativas.

Asaltan recuerdos, de todo tipo, traviesos, que distraen, experiencias pasadas que trascendieron y hay estremecimiento. Sonríe y continúa el camino, hubo una desviación, llamaron su atención y atendió a la sugerencia. Se estacionó por un momento y lo entendió, no existe seguridad, estabilidad.

Quedaron fragmentos en el espacio vital, allí se matendrán en el infinito de la mente, perdidos, buscando permanecer.

Ideas locas que se asoman de vez en cuando, sin mucha coherencia, que revolotean una y otra vez. Una casa en la playa, hermosa, dos niveles, con grandes ventanales, abierta al escenario circundante, imagen en color marrón tenue, una terraza enorme, el mar infinito. Debe despedirse, o por el contrario debe despedir algo que nunca tuvo un asidero claro...caben las dos posibilidades, pero piensa y no desea abandonar esa casa, el placer de la vista. El mar y su oleaje traen una y otra vez sensaciones, emociones. Están pasando los días, los meses muy rápido, el tiempo va poco a poco imponiendo distancia.

¿Qué sentido tiene?...ya lo encontrará


Maravillosa coincidencia ... Crossroads



"...no rompas el hechizo cariño
ahora estás cerca"

(1) Díaz José (2009) Wittgenstein y la filosofía terapéutica. Biblioteca de Ciencias de le Educación. Universidad de Carabobo.






Comentarios

  1. ¿Quién sujeta al pensamiento?
    El paisaje interior es siempre uno de los que más me han interesado. No idílico, atrapa por su complejidad y candidez al tiempo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Sujetarlo? ...difícil. Aunque desde algunas terapias psicológicas te inducen a colocar mente en blanco ...¡complejo para mi!

    ¿Cómo resistirse al paisaje interior?, maravillosa denominación del lienzo mental.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda