Un sueño


Imagen: Tommy Ingberg

Ante toda esta realidad que sobrecoge, es imposible sustraerse, apartarse como si nada estuviera pasando. En algún momento esa misma realidad se escurre y se apodera de tus pensamientos, quiere secuestrarlos,  te resistes a ello, luchas a través de la letra y el sonido de una  canción, la lectura de un poema, reflexionar sobre un escrito fuera de contexto, traer al presente  recuerdos gratos, sumergirse en el trabajo que enriquece. No siempre se tiene éxito, vale de todas formas el intento.

¿Qué sucede con el espacio onírico? Al caer en los brazos de Morfeo, el inconsciente  desarrolla acontecimientos que muy probablemente han quedado latentes en la psique, se viven y hasta es posible que nuestro cuerpo reaccione a través de reflejos involuntarios  a situaciones que tal como el guión de una película se van sucediendo en nuestra mente no consciente.

La historia …

Me mudo a la ciudad capital,  con mis padres, un único hermano, el benjamín. En este guión no está mi esposo, no están mis hijos ¿qué pasó? Misterio …solo están mis padres y el hermano más pequeño ¿y que pasó con los otros dos? Misterio nuevamente …Pienso…mis padres deben ser más jóvenes entonces, pues no, se ven tal como ahora ¿entonces? ¿cómo mi historia personal pudo cambiar tan drásticamente en este guión? Siento confusión y una enorme aprensión.

Entramos a un conjunto residencial enorme, alguien nos sirve de guía, al menos es lo que su conversación me sugiere, pareciera algo así como un agente inmobiliario que nos felicita por haber sido asignados en este complejo habitacional. Subimos unas escaleras a través de un espacio oscuro, cuyas paredes ofrecen un paisaje de ladrillos naranja y rejas negras. Pienso …¿no hay ascensor?

Llegamos al apartamento donde viviremos, lo percibo extraño, con poca luminosidad en el vestíbulo de entrada y me sorprende que las escaleras se introducen sin ningún pudor dentro del mismo ¿cuál es la privacidad? Me asusté.

Mi inquietud inicial se ve un poco disminuida al encontrar mobiliario y cierta decoración, más sin embargo sigo pensando que le falta luz, ¿por qué esta escogencia? Me gustan los espacios luminosos, bañados a plenitud por la luz del sol y no observo suficientes ventanas que indiquen que la situación pueda revertirse. Siento resignación …

Busco a mi hermano, sigo pensando …¿y mis otros hermanos? No pregunto, solo atino a comentarle mi intranquilidad por lo que observo dentro del apartamento. Me lleva a un espacio particular del sitio y me enseña un ventanal inmenso, lleno de luz. Parece mirarme fijamente como para encontrar en mi rostro alguna señal de satisfacción por el caudal de hilos de sol que se asoman. 

Sigo nerviosa …¿por qué esta compra? ¿por qué este sitio particularmente?
- Es lo mejor que pude encontrar,  me responde. Vender la casa  no fue sencillo y todo tenía que resolverse muy rápido, no podíamos continuar más allí.
- ¿Por qué? ¿qué pasó? ¿por qué este sitio? No me gusta …
- (no hay respuesta)

Busco a mis padres, insisto en respuestas. Encuentro a mi madre, muy pálida, con el pelo cortísimo, muy rubio. Tiene miedo y está buscando respuestas igual que yo. Mi padre aparece en un papel observador de todo el lugar.

De repente pienso que somos refugiados, damnificados de una situación terrible. Me asusta el destino de los hermanos que no veo, me causa recelo no tener más historia.

Decido salir, me pierdo en unas escaleras que comunican a todos los apartamentos. Me extravío en uno ajeno. Me encuentro con la dueña de casa, está  cocinando,  la saludo y me disculpo por mi atrevimiento al irrumpir en un espacio que no me pertenece. Sonríe como diciendo que me acostumbraré.

Salgo de allí y me encuentro a mis padres, los invito a salir del edificio. Bajamos las escaleras. Alcanzamos el espacio abierto, se me ocurre mirar hacia arriba. Me asombro por lo grande que es el complejo residencial y me llama la atención que el bloque de edificios contiguos son iguales al nuestro pero viejos, descuidados y grises.

Sonrío, siento fortuna al estar en un desarrollo habitacional más nuevo e iluminado. Continúo caminando con mis padres a lo largo de la calle que alcanzamos luego de traspasar los límites de la propiedad, hay mucho movimiento, la gente camina torpemente, alguna yace en el suelo como descansando por un largo viaje …no entiendo.

Mis padres me dicen que están cansados, les permito sentarse en el suelo, es la única alternativa. Mi madre parece desfallecer, inmediatamente se nos acerca una mujer joven, tez morena, pelo azabache y con  cámara en mano empieza a filmar la escena mientras mi madre duerme …incomprensible.

Súbitamente a lo lejos y en medio de la calle aparece un helicóptero desde las alturas. No aterriza, se acerca lo màs que puede al suelo, lo suficiente para abrir la puerta lateral, expulsar una cuerda y como gotas que caen a lo largo de ésta, descienden militares en uniforme verde en disposición de ataque.

El pánico se apodera de todos los que estamos allí. La camarógrafa había desaparecido y tengo que despertar a mi madre con el apuro de que existe un peligro inminente. Corremos todo lo que podemos hacia el conjunto residencial, mi madre queda rezagada, le alcanzan los verdes. Cuando creo que la van a empujar o a herir, uno de los uniformados me mira a los ojos y con la mirada me ordena que la busque. Estoy aterrada …

Estamos en guerra …eso es …¿cómo no me había dado cuenta? ¿entonces qué pasó con mi familia? ¿con mis hermanos?

Llego al apartamento, tomo conciencia de mi situación de refugiada y pierdo el contacto con la realidad. En una escena inaudita, salgo sin ropas del apartamento, soy el hazmerreír de los que llegan a verme.

No me importa …suena el reloj despertador.


Comentarios

  1. Valor literario y valor psicoanalítico. Me gustan tus sueños. Méteme en alguno de ellos, aunque sea de verdugo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis sueños son todo un reto a la imaginación, en ocasiones son profundos y muy subliminales a mi manera de ver las cosas. Anoche, por ejemplo, tuve un caleidoscopio de escenarios mientras dormía ...sigo soñando.

      Eliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora