No puedo dejar de preguntarme

Los resultados de las recientes elecciones regionales, han traído como consecuencia las más variopintas opiniones y análisis, pero al final de todo, creo que debe prevalecer el sentido común y realmente trabajar por lo que todos queremos: un mejor país.

Es por ello que no puedo dejar de preguntarme:

¿Por qué insiste el gobierno en su discurso de confrontación?

¿Por qué el presidente al solicitársele un espacio de encuentro para conversar sobre los grandes problemas regionales en aquellos estados y municipios dónde ganó otra alternativa al partido de gobierno, éste insiste en su discurso divisionista y advirtiendo que evaluará y monitoreará la labor de estos líderes regionales?


¿Por qué el constante "pase de factura" (interpelación a Manuel Rosales, juicio a Capriles Radonsky, etc), simple y llanamente por no comulgar con su ideario político? Si estos personajes son culpables de lo que se les imputa, no son menos culpables personajes del partido de gobierno que pueden "hacer lo que les dá la gana" y no recibir las sanciones respectivas. ¿Acaso el presidente Chávez no recuerda cómo y en qué condiciones saltó a la palestra pública?, él fué tan golpista como a quienes quiere acusar del mismo delito, sólo que pará él son las glorias ya que se considera "el salvador de la patria". (Nadie es propietario de la verdad absoluta)
¿Por qué continúan las cadenas interminables?. Al presidente no le han explicado aquello de la "sobre exposición " de imagen...ya está fuerte y .....fastidioso además.

Presidente, por favor, cuándo lo va a entender, sea un buen contendor, no insista en su confrontación, en sus peleas sin sentido, en historias de magnicidio que ya nadie cree, dedíquese a trabajar por este país, que bastante lo necesita. Ha dejado de hacer mucho, pero mucho, en esta década de gobierno bolivariano sólo por dedicarse a estar en constante pugna con los sectores que se le oponen y desaprovechó una oportunidad de oro en la historia, para recordarlo como alguien que quiso y además lo ejecutó... todo lo mejor para todos los habitantes de este bello país, sin distinciones de ideologías y colores. No puede pretender que en un estado democrático no hayan disidentes, son precisamente las corrientes en contra las que nos permiten evaluar y analizar nuestro comportamiento.


En definitiva, queremos PAZ, así en mayúsculas y que nos ayuden a resolver nuestros problemas más apremiantes, para eso votamos el pasado 23 de noviembre, por liderazgos regionales no por monigotes puestos a dedo.
¡Ah! se me olvidaba, no sea terco con aquello de la reelección indefinida, demuestre su talante demócrata que a cada rato vocifera, su fecha de caducidad es en el año 2012, no apele a "su poder" para pretender cambiar las reglas del juego a su favor, porque a estas alturas del partido siente que se le están complicando las cosas. ¡Ya está bueno!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda