Roger Federer....todo un campeón


En este momento se está jugando en Shanghai, China, la Copa ATP de Maestros del Tenis. Se clasificaron los ocho mejores del mundo de acuerdo al ranking que presentaran a final de la temporada, sólo que el número 1 Rafael Nadal , no pudo asistir a tan importante cita por encontrarse con problemas en sus rodillas, así fue que de esta manera pudo clasificarse el jugador que estaba en la posición 9: Giles Simon.

Esta competencia representa el compromiso final de la serie de torneos de la ATP que se realizan durante todo el año y en diferentes países y que tienen un carácter obligatorio para los jugadores que están en posiciones importantes dentro de esta disciplina deportiva.

He tenido la oportunidad de seguir la actuación de los jugadores a través de un conocido canal deportivo de televisión y no puedo menos que destacar que lo visto ha sido de mucha calidad, bueno, no podía esperarse menos de los ocho mejores ejecutantes de este deporte de la raqueta, pero quería detenerme especialmente en un jugador...Roger Federer.

Hace un par de años atrás escribí un post donde expresaba mi admiración por la forma como este jugador había llevado el tenis a un nivel de excelencia y concentración envidiables. Roger Federer como número 2 del ranking y campeón defensor, fue eliminado del torneo el viernes en un partido vibrante, cortando la posibilidad de ganar el título por quinta vez y así unirse a jugadores de la talla de Iván Lendl o Pete Sampras. Recuerdo que en ese post yo me preguntaba si este jugador sentía mariposas en el estómago cada vez que entraba a una cancha a disputar un partido, como me sucede a mí, por supuesto midiendo la distancia de un pequeño torneo social a uno de estos de categoría mundial, pero supongo que el susto igual debe existir, y sí existe, Roger tiene más años y más desgaste físico y eso es inevitable, pero esta situación no le resta en lo más mínimo su talla de campeón, genio y caballero en cancha.

El partido del Viernes me tuvo al filo de mi asiento, Roger estuvo muy cerca de lograr el acceso a esas semifinales que había disputado de manera seguida en las últimas seis ediciones del torneo, pero se le atravesó un jugador obstinado como el escocés Andy Murray, que empecinadamente y a niveles increíbles apostó el físico a una victoria, cuando ya estaba clasificado para la siguiente etapa, que le costó ese partido de hoy que debió ganar para acceder a la Gran Final, cosas de temperamento que no te permiten pensar de manera inteligente.

Lo cierto es que este post no pretende más que reafirmar mi adimiración por un jugador que indudablemente está escribiendo una historia de tenacidad, brillantez, inteligencia y pundonor dentro de una cancha de Tenis, además de récords deportivos.

Gracias Roger por los momentos brindados a lo largo de estos años y espero que la mala racha de esta temporada , sea sólo un trampolín para que nos continues asombrando con tu genialidad en lo que reste de tu carrera profesional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora