Echando a volar la creatividad

Quiero empezar este post con una cita:

Ideas Aladas

"Pero resulta que el método se aplica siempre a una idea. Y no hay un método para cazar ideas. O, lo que es lo mismo, todo vale con las ideas: la analogía, el plagio, la inspiración, el secuestro, el contraste, la contradicción, la especulación, el sueño, el absurdo... Un plan para la adquisición de ideas sólo es bueno si nos tienta continuamente a abandonarlo, si nos invita a desviarnos de él, a olfatear a derecha e izquierda, a alejarnos, a girar en redondo, a divagar, a dejarnos llevar a la obtención de ideas si no al tratamiento de éstas. Aferrarse con rigor a un plan de búsqueda de ideas es una anestesia para la intuición”.

La creatividad no se decreta, puede existir una predisposición natural a innovar, a buscar diferentes alternativas para resolver un problema, independientemente de su orígen y trascendencia, pero en todo momento nos enfrentamos al reto, al desafío, de utilizar nuestro cerebro para darle salida a situaciones que pueden ser cotidianas, laborales, personales...de vida.

La cita anterior corresponde a un investigador y científico español y al leerla y releerla me dí cuenta que por lo general estamos atados a esquemas preestablecidos para funcionar dentro de esa humanidad que constantemente debe estar dando respuesta a problemas específicos. Cuando se habla de tentación al abandono, desviaciones del camino, en mi interior sentí que llegaban algunas luces...¿la razón?, proyectos por culminar, proyectos en curso que obligan a establecer metas, reflexionar sobre pertinencias, mirar a la izquierda y a la derecha, sortear obstáculos en el camino, en pocas palabras, trabajar la creatividad en aras de ir acometiendo todos los pasos necesarios para llegar al destino...y volver a comenzar. ¿Podría decirse que todo fin necesariamente es un comienzo?, creo que sí, aún pensando en la muerte, nuestras creencias nos hablan de un paraíso, de una nueva vida, para otros es la reencarnación, en fin, la intención no es profundizar sobre esto sino más bien en apoyar la idea del rechazo al conformismo.

La creatividad se potencia en épocas de crisis y estamos en una de ésas donde debemos emplearnos a fondo. Creo que todos los venezolanos desde que empezamos el día, somos muy pero muy creativos, a lo mejor de manera muy particular y atados a nuestra idiosincrasia, pero igual debemos apelar a todos nuestros mejores oficios para sortear el tráfico infernal, el aumento cada vez más acelerado de los precios de bienes y servicios, a tolerar el discurso mediocre de nuestros gobernantes y dirigentes de oposición, porque de alguna manera todos los que decidimos quedarnos aquí, estamos luchando desde nuestras trincheras personales y colectivas por un espacio geográfico y humano amable en ideas, aún cuando el entorno conspire en contra. No importa, hay que buscar con verdadero ahínco esos instantes donde estemos a gusto con nosotros mismos, esos lugares donde la convivencia y el compartir sanamente se convierten en valores muy preciados, trabajar por establecer puentes, no para bombardearlos y destruirlos, es todo aquello que en un post previo de este blog se resumía como "alimentar nuestras lámparas personales".

Son decisiones individuales y las respeto, pero me inquieta mucho que tanto talento joven esté emigrando de nuestra tierra, soñando con proyectos de vida que pudieran desarrollarse aquí mismo y que son tan necesarios. Duele la falta de planteamientos claros de una oposición desorientada así como duele aún más los que provienen del gobierno, porque a fin de cuentas son los que llevan las riendas del país y nos están llevando por los peores caminos con sus medidas y discursos excluyentes (Rafael Ramírez, presidente de PDVSA, es el más claro ejemplo del sectarismo en su máxima expresión con sus últimas declaraciones)

Para finalizar, en lo simple puede existir una gran complejidad, es posible que esto sea una contradicción, pero de eso mismo se nutre esa nueva manera de pensar que estudio, ese antimétodo que busca ampliar nuestra visión del mundo, tratando constantemente de buscar nuevas y más novedosas maneras de entender los conflictos y problemas de nuestro tiempo, es por ello que leyendo aquí y allá me topé con una poesía, gracias a Viv y su post "la densidad de lo cotidiano", donde nos presenta a una poeta uruguaya de la generación del 45: Circe Maia, simple pero con gran contenido en sus versos, divaga en uno de ellos sobre La Blusa, algo trivial, un elemento del vestir, que a través de la imaginación y el acto creativo pareciese que cobra vida propia.


BLUSA

"A veces puede el pensamiento apoyarse
fuertemente sobre un objeto sin importancia-
esa blusa colgada fuera, por ejemplo-, como quien
apoya la punta de un compás y gira luego. Mira
la blusa: ya debe estar casi seca, por la forma en
que el viento sacude las mangas. Toda clase de
gestos aparecen ahora esbozados: abrazos,
saludos, despedidas.


Más tal vez: los gestos desesperados, parecen
sugerir un deseo de soltarse, de volar libremente
sobre las azoteas entregándose al viento. Pero
ahí está la hipocresía del objeto comediante, que
se sabe seguro, bien sostenido por los dos palillos
en los hombros. Puede entonces fingir esos
arrebatos, esos místicos vuelos.
Lo que no ha sido calculado es el momento
-ya cercano- en que subirán los pasos por la
escalera oscura, se abrirá la puerta de la azotea y
la blusa será descolgada, doblada y guardada en
cajón inmóvil."

Comentarios

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora