¿Y después qué...?



Siempre me gustó Mafalda, podía pasar una tarde completa durante mi adolescencia, disfrutando de su irreverencia y sarcasmo. Sencillo, buscando imágenes para esta entrada, pues me topé con ella y no pude resistirme. Vino a mi mente de súbito una pregunta...¿qué pensaría Mafalda si viviera en estos momentos en Venezuela?, ¿cómo trajinaría la polarización tan marcada?, ¿la imposición de un pensamiento único?, el deterioro progresivo de la institucionalidad, el abuso de poder, en fin, con todas sus salidas geniales y dando como hecho su apego a los principios que celebra de democracia, justicia, libertad y de absoluto amor a la vida, pues no habría que fantasear mucho para darme cuenta que no estaría conforme para nada.

Los que han tenido la oportunidad de leer post previos en este blog, pues saben que soy de la opinión que desde hace mucho tiempo el término democracia en Venezuela, se volvió una cosa banal, algo que se menciona por no dejar, y que es violado de manera sistemática. Muchos me dirán, pero puedes votar, tienes derecho a elegir...¿cómo votamos? ¿son realmente limpias las reglas del juego en estos procesos? Puedo remitirme al recién proceso eleccionario en Irán y que nadie venga a decirme que allí se practica la democracia. ¿Entonces?, no me convence ese argumento de manera simple, la democracia puede tener como uno de sus pilares la posibilidad de elegir por mayoría a sus gobernantes y representantes, pero definitivamente la receta que se nos está aplicando desde hace una década discrepa totalmente, cuando puedes observar a un presidente molesto por perder las elecciones del 2007 y no contento con eso pues empleó de todas sus argucias para introducir todo aquello que rechazamos en esa oportunidad al año siguiente ley habilitante de por medio, así como el continuo irrespeto a los gobernadores y alcaldes de oposición, ignorando de esta forma a toda esa masa electoral que votó a favor de estos últimos. Podría seguir enumerando episodios puntuales de cómo ese abuso de poder se ha instaurado en Venezuela, pero no es la idea principal.

Ya es un hecho que el Presidente podrá postularse de manera indefinida, pero nada es para siempre y sólo trato de preguntarme en este momento...¿Qué se escucha como alternativa a todo esto que estamos viviendo en la actualidad?. Leía recientemente que la modernidad democrática entiende el poder como una cualidad ligada al cargo y a la institución, en Venezuela por el contrario no hemos podido desvincularnos del personalismo político, esa figura llena de cualidades y carisma que "nos sacará de abajo", así reaccionamos a la hora de ejercer el derecho al voto, pero continuamos manteniendo las estructuras de la sociedad con los mismos vicios conocidos. ¿Por qué el sector de oposición no ha podido trabajar en una propuesta realmente sustentada y que sea debatida y conocida a nivel nacional?. A lo mejor, es aquello de mirarse en el espejo y reconocer que el problema de fondo está dentro de cada uno de nosotros.

Se habla de la "viveza criolla" y para nada es una falacia, es esa predisposición natural a buscar aquellos caminos que reduzcan todos los pasos para realizar cualquier actividad por más sencilla que sea. Reconozco que la "burocracia estatal" ha jugado mucho en este sentido, cualquier trámite administrativo en las oficinas públicas es un total calvario, salvo contadísimas excepciones (acabo de tramitar el permiso de viaje para uno de mis hijos en una de las prefecturas de mi ciudad, con unas condiciones de trato y tiempo razonables), pero imaginen el proceso de obtención de pasaportes en estos momentos, las gestiones que hay que realizar por parte de las empresas para la obtención de dólares, sacar la licencia de conducir, el certificado médico, las solvencias catastrales, y pare de contar, ¿qué surge en estos escenarios? pues la figura subrepticia, escondida, del "gestor eficiente" que previa "mojada de manos" logrará que todos esos documentos necesarios estén a tu disposición, para ello sólo es necesario el "tilín, tilín" del ansiado dinero ganado de manera ilegítima. Y esto señores, ha sucedido sin distinción de períodos presidenciales, y sin discusión de por medio si había democracia ó no.

Por otro lado leo las experiencias publicadas en una revista dominical sobre algunos inmigrantes europeos y chileno, que sólo previa observancia de los acontecimientos políticos que puedan desencadenarse por el anuncio reciente de medidas arbitrarias por parte del gobierno, dicen sentirse felices de la vida en nuestro país. Me llamó la atención la declaración de un ciudadano francés que expresaba sobre nuestra idiosincrasia lo siguiente: "La impresión más destacada que tuve cuando llegué fue la falta total de preocupación y estrés. Hay mucha gente coqueta, que se quiere ver bien y elegante, pero no es una cosa seria como en Europa, sino que tiene un toque de despreocupación. Hay una especie de informalidad, de caos organizado. En la autopista, por ejemplo, la gente pasa por la izquierda, se cambia a la derecha, el más bravo es el que pasa, pero todo el mundo sabe moverse en ese caos". (Interesante apreciación, digna de estudio por parte de la filosofía del pensamiento complejo de Morin).

Toda esta conducta nuestra, esta venezolanidad, por supuesto que tiene un orígen y soy de las que piensa que sin pretender anclarnos en el pasado, conocer esa historia antigua, heredada, que ha ido trasladándose de generación en generación y que ha permitido ir desarrollando esas "peculiaridades" como pueblo, serán de gran ayuda para entendernos cuando nos veamos en el espejo. Los invito a visitar el siguiente link mhvoa.org, es la página del Museo del Hombre Venezolano de la Fundación la Salle de Ciencias Naturales, me sorprendió gratamente esta iniciativa y es una prueba más de que si existe el interés de indagar en todos aquellos aspectos que conforman nuestra diversidad, cultural, étnica y geográfica. Sólo lamento que no existen los fondos necesarios para acometer a corto plazo, este proyecto como una "infraestructura" que permita ser visitada en ese edifcio de seis plantas que albergaría varios institutos de investigación, actividad que bastante falta hace en este país. Por ahora sólo podemos conformarnos con este "paseo virtual" que ya de por sí representa toda una promesa.

Por otro lado, sé que me desvié un poco del tema inicial de este post, que es en definitiva, tomar en cuenta que es necesario trabajar porque exista mayor compromiso individual hacia nuestras responsabilidades cotidianas, porque de esta manera podemos abordar mucho mejor el aspecto colectivo, por ejemplo, no voltear la cabeza cuando se solicita nuestra colaboración para conformar la Junta de Condominio de nuestro edificio, o la asociación de vecinos de nuestra zona de residencia, es más, debo reconocer que todo este "temblor político", ha obligado mirar a nuestro país de manera trascendente, a valorar más lo que creemos se ha perdido y a trabajar más en la responsabilidad social. Pero también me gustaría que del lado de los que en este momento disfrutan del poder, lo asuman con el compromiso necesario y la humildad debida, que el lenguaje denigrante y humillante que se dirige a los que pensamos diferentes debe cesar, que todos sin excepción debemos empujar para un mismo lado.

Finalmente, sólo contar que ayer por una de las avenidas de mi urbanización, circulaba un vehículo que a "viva voz" nos solicitaba "solidaridad" con el pueblo de Honduras participando de un encuentro musical de la juventud socialista. Amigos, afectos o no a este proceso bolivariano, con todo el respeto, lean este link de alerta, puedo entender que sientan que el pueblo hondureño merece de nuestra atención, pero debo insistir, no se vayan tan lejos, la solidaridad está aquí para todos los que vivimos en este país. Por los muertos que se suceden todas las semanas a manos del hampa y que quedan de manera impune, por los enfermos de los hospitales que deben proveerse de todos los insumos y medicamentos necesarios para ser atendidos, por nuestros "viejos" que a duras penas subsisten en diferentes geriátricos del país, sin una política de seguridad social digna que haga honor a todo lo vivido y trabajado en esta tierra; por nuestros niños, porque la simple implantación de una ideología no significa que resolveremos problemas tan apremiantes como la pobreza, lo importante aquí es sembrar conciencia de trabajo y de compromiso con el país sentando las bases de ese desarrollo idóneo para las generaciones futuras; por nuestros presos, creando las infraestructuras tanto físicas como de administración, que permitan una rehabilitación adecuada; por nuestros animales, los que a duras penas se encuentran en la calle a la espera de políticas efectivas que establezcan responsabilidades para su manutención en albergues destinado para ello.

Por eso digo, no hay que irse muy lejos, todos con Venezuela...


Comentarios

  1. Muy buen post, Solfeliz!

    No quiero entrar en el tema peliagudo...porque...en fin...no quiero..jajaja!

    Me encanta Mafalda!

    Creo que aprendí a leer con ella!

    Todavía la leo y me río como si la leyera por primera vez!

    Quino es un grande!

    (Lo del feed sigue sin funcionar...te recomiendo que te cambies a la versión nueva de blogger...haz click en personalizar y sigue las instrucciones...allí el feed es autómatico! Gracias por avisarme de tus entradas!)

    Un beso grande!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Iluminando con ideas...

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

Vividora