En guardia...



"El silencio abre la puerta a la servidumbre"
Germán Carrera Damas
Historiador Venezolano

Sí, todos en guardia por la libertad de expresión, acaban de dar el primer golpe, nada más y nada menos que la mismísima Fiscal General de la República, quién de manera desafortunada ha asumido ser el brazo ejecutor, el intermediario, la personificación de tan infeliz diligencia. Sus palabras en la Asamblea Nacional quedarán para la historia embestidas de ese halo gris que caracteriza a un funcionario público que no supo diferenciar, entre lo que es la institucionalidad y un partido de gobierno, entre lo que significa proteger a los venezolanos de los atropellos de un Estado que quiere controlarlo todo, a beneficiar a un Estado que se siente amenazado por sus habitantes y que desea anular el derecho legítimo a expresarse libremente.

Palabras textuales de la fiscal: "Es necesario que el Estado venezolano regule la libertad de expresión. Nosotros no estamos planteando que se vulnere la libertad de expresión"....ni uno ni lo otro, sino todo lo contrario, tomando la cita de un antiguo protagonista de nuestro sistema político contemporáneo... ¿regular?...ya la palabra en sí misma refleja un "hasta aquí", colocar límites, establecer fronteras, que serán más o menos amplias de acuerdo a la naturaleza ideológica del emisor: ¿estás conmigo (el gobierno) o estás contra mi?. Sinceramente, señora fiscal, argumento muy débil, poco contundente, muy especulativo.

Palabras textuales: "Consideramos que en un estado democrático, social, de justicia y de derecho como el nuestro, se respeta la libertad de expresión y consideramos que se debe seguir impulsando y respetando esa libertad de expresión, pero en el marco de nuestro derecho, del derecho de todos los venezolanos, pido que se le ponga un límite a ese derecho". Señora fiscal no vivo en ese país que usted describe, desde hace mucho tiempo el término democracia es palabra muerta en Venezuela y ni que decir de los demás adjetivos....¿a qué derecho se refiere?...me excluyo de su representación, no me siento identificada en lo absoluto con sus planteamientos. El proyecto de ley que pretenden aprobar es vago, poco específico y permite mucha discrecionalidad a aquellos que se encargarán de juzgar los mencionados delitos.


Amigos en el artículo 3 se mencionan a los Sujetos activos, como aquellas personas suceptibles de cometer delitos mediáticos y en el aparte B, señala textualmente., ..."y cualquier otra persona que se exprese a través de cualquier medio de comunicación, sea éste impreso, televisivo, radiofónico o de cualquier otra naturaleza"...¿cuál será esa naturaleza?...¿mensajes de texto?, ¿facebook?, ¿blogs?, si es así, pues ya de antemano muchos de los que drenamos nuestra angustia e inquietudes a través del universo de la web, "estamos en la mira" de esta ley.

Puedo seguir enumerando artículos de este proyecto y seguir encontrando dudas, lagunas y poca claridad de conceptos, todo esto no hace más que reafirmarme la consigna de castigar al que disiente de todo este proceso político horroroso y excluyente, aplicar el artículo 11 de esta ley, por ejemplo, dejaría fuera de órbita a un programa como "La Hojilla", sucedería realmente?. No he visto un programa que instigue más al odio que éste, ¿será sancionado Mario Silva por camorrero, por abuso de palabra y por ser promotor de odios y hostilidades entre colectividades de este país?...francamente lo pongo en duda, existe un sectarismo y una parcialidad tan descarada que da vergüenza.

Insisto, mezclar "libertad de expresión" con "regulación" es darle una salida "simplista" y "reduccionista" al problema de lo que se lee, se ve y se escucha a través de los principales medios de comunicación de Venezuela. Ocultar lo que sucede en el país no lo hará más democrático, más justo, más pacífico, todo lo contrario, me pregunto entonces...¿dónde queda el derecho a réplica? en el limbo de las acciones que ya no tendrán sentido, porque existirá un "papá Estado" que te protegerá de las "malas lenguas", de "las malas palabras", de "las malas imágenes", no señores no me quiten el derecho a formarme mi propia opinión, ya que en lo absoluto me interesa la de ustedes, ya que con acciones cómo éstas sólo me ratifican su condición autoritaria.

Señores del gobierno, nadie es poseedor de la verdad absoluta, nadie, su arrogancia está llegando a límites francamente intolerables para quienes deseamos un país libre de gobernantes ciegos de poder y rodeado de incondicionales que actúan bajo su tutela...La historia dará cuenta de tanta injusticia y soberbia...
Amén...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tener la sangre dulce

Puentes como liebres

EL Centro Internacional Miranda